Inicio / Destacados / Cómo superar la ansiedad del delantero
Hidrosalud 2016 690×90
30975393970_102e66a004_o

Cómo superar la ansiedad del delantero

La semana pasada explicábamos el estado de ansiedad de los delanteros en general y de Paco Alcácer en particular.

Hablábamos sobre cómo este estado de ánimo modifica también el estado físico provocando rigidez en movimientos y un nerviosismo extremo que hace que el delantero no pueda desenvolverse con la facilidad que lo haría si tuviera “limpieza” mental.

Por eso esta semana vamos a dar claves sobre cómo superar esta ansiedad y así poder concentrarse en lo verdaderamente importante, en el juego, en la estrategia o en la ejecución de movimientos y acciones individuales, más que en el resultado de estos movimientos.

¿Cómo lograrlo?

1- Lo primero que debe saber y entender el delantero es que las malas rachas ocurren y no siempre se puede estar a tope en un partido o en un entrenamiento. Un delantero chuta varias veces en un partido y es prácticamente imposible que tenga un 100% de efectividad, además existen partidos que por un extremo dominio rival no se puede ni tan siquiera aproximarse a la portería. Así que primero que nada hay que analizar bien el partido y la situación vivida, lo raro para un delantero no es marcar, lo difícil sería marcar en todos los partidos o tener una eficacia perfecta.

2- El no conseguir el gol no debe de hacer desesperar. No se puede empezar a construir una casa por el tejado, primero céntrate en hacer los movimientos que has entrenado para ayudar a tu equipo y facilitarle el trabajo, y el propio esfuerzo de ayudar al equipo y efectuar los movimientos correctos te llevará a situaciones propicias donde conseguir el gol. De todas formas, aunque ese trabajo no se lleve a tu objetivo final, que sería el gol, piensa en cómo has ayudado a tu equipo y has contribuido al juego, tus compañeros te lo agradecerán y ganarás en importancia y estima en el vestuario. Muchas veces es difícil apartar nuestro objetivo individual para centrarse en el colectivo pero debemos de pensar que el fútbol es un deporte de equipo, si te cuesta concentrarte y llevar tu atención a este pensamiento, es conveniente realizar un entrenamiento con palabras clave, que te lleven a focalizar.

3- Cuando te encuentres en dinámica positiva intentar por todos los medios apartar los estímulos negativos que te puedan afectar, tales como comentarios en redes sociales, posibles insultos o reproches, o silbidos de los aficionados, pero sobre todo mantén tu mente ocupada. Ya lo hemos dicho antes, céntrate en otros aspectos del juego, analiza bien el partido, concéntrate en ver donde puedes hacer más daño al equipo rival o donde puedes ayudar más a tu propio equipo, esos pensamientos te mantendrán alejado de la obsesión por el gol. Una técnica como la parada de pensamiento o las autoinstrucciones pueden ser efectivas para cambiar el foco atencional.

4- El sesgo atencional consiste en repetir una y otra vez en tu mente aquello que te perturba, convirtiéndolo al final en algo más grande o importante de lo que es. Por ejemplo pensar el 90 por ciento del tiempo cosas como: “y si perdemos”, “y si fallo”, “y si…. sucede lo peor”. El sesgo interpretativo consiste en magnificar las consecuencias negativas de un posible error, estimar en exceso la probabilidad de cometerlo. Pensar que hay pocas probabilidades de éxito cuando vas a saltar a rematar de cabeza. Para evitar esto, debemos de mantener la mente pensando en el presente, en lo que estamos haciendo y no tanto en lo que podría ser o en lo que ocurrirá luego. Concentrarte en aquello que has repetido miles de veces en los entrenamientos y que te han llevado a estar donde estás en ese momento.

Sobre Vicent Parra

Vicent Parra
Psicólogo por la Universidad de Valencia. Actualmente cursando el Master de psicología deportiva y coaching en la Florida Universidad.

Mira también....

30869973292_29cf63865a_o

Disponibles los horarios de la Jornada 16 de División de Honor Juvenil

Este fin de semana arranca la segunda vuelta de la máxima categoría juvenil y lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *