Inicio / Destacados / Penalti y expulsión
Hidrosalud 2016 690×90
29239101646_4717fb3b9b_o

Penalti y expulsión

“¿Qué técnica utiliza para detener los penaltis? No hay una técnica. Hay que estar tranquilo en todo momento. Para mí cada penalti es como una guerra psicológica. Eso es lo más importante, saber qué es una guerra psicológica”. Esto decía el “parapenaltis” Diego Alves en una entrevista al periódico As en 2011. Y es que Diego Alves se ha convertido en historia en la La Liga española al ser el mejor portero de penaltis de la historia.

Como bien dice Alves en esta entrevista, lo cierto es que los penaltis son, como él dice, una guerra psicológica en la que intervienen muchos factores y en la que es importante mantener la calma y estar seguro de las posibilidades de cada uno, tanto del portero como del delantero.

Desde la perspectiva del jugador, es la situación más difícil. El jugador se ve solo, sin ningún apoyo, a 11 metros de su objetivo y su rival. Su objetivo el gol, su rival el portero. Aparentemente la postura del jugador es fácil, hay que chutar fuerte entre los tres palos que tiene delante y será gol, pero las variables psicológicas que influyen al jugador son muy fuertes y las hay de muchos tipos. Por ejemplo, la confianza de ese jugador hasta ahora es muy importante, las situaciones de partido o las anteriores situaciones de temporada lo han llevado hasta el punto en el que estará en ese momento, cuanta mayor es la confianza mayor la probabilidad de marcar. Otra cosa es la confianza de los compañeros, un clima positivo entre los compañeros hará que el jugador dude menos, ya que el miedo al reproche por parte de los demás es un factor importante.

La concentración es importante también, el nivel de activación que tenga el jugador, será determinante. Esto, junto con el momento en el que ocurra el penalti será clave. No es lo mismo un penalti en el 90’ con más nervios y cansancio que uno en el 20’. Por último la presión, este factor es quizás el más importante. La presión es un punto clave y muy difícil de controlar que afecta a todos los jugadores. Hay muchos ejemplos de partidos de pretemporada donde vemos tandas de penaltis que no se fallan casi lanzamientos y luego vemos en fases finales de torneos donde se fallan muchos penales.

Pero no solo hablamos de fallo del delantero, también está el acierto del portero. Lo cierto es que para el portero es una situación menos estresante. El guardameta no tiene nada que perder, por tanto el factor de la presión desaparece. Además, existen muchas acciones distractoras que pueden hacer para entretener al jugador, bajarle la concentración y subirle la ansiedad, desde desestabilizar mediante palabras hasta realizar bailes bajo de la portería para desconcentrar. También existen estudios donde se habla de la posibilidad de que el color de la camisa del guardameta afecte a que baje la probabilidad de éxito de lanzador. Colores llamativos o el rojo que simboliza ira o peligro aumentarán las posibilidades del portero.

Todas estas acciones distractoras constan de llamar la atención del delantero como vemos y es que, en situaciones estresantes, el que sufre la situación normalmente su atención va dirigida hacia el foco de ese estrés en lugar de centrarse, en este caso, en los puntos más óptimos para el disparo. Esto es debido a que en situaciones de estrés las personas son más fáciles de distraer.

Por tanto, el jugador lo mejor que puede hacer es ignorar al portero y para eso lo mejor es entrenar al jugador en lanzamientos de penalti.

En muchos entrenamientos los jugadores hacen tandas de penaltis a modo de relajación o en categorías inferiores a modo de premio, pero lo cierto es que se pueden aprovechar estas situaciones para entrenar a los jugadores, prepararles para la futura situación de ansiedad e indicarles que a la hora de lanzar un penalti tienen que tener muy claro hacia dónde van a lanzarlo.

Hay que llegar al punto de penalti con la idea ya de hacia el lado donde se va a disparar. La preparación previa debe de ser rutinaria y estar entrenada también. Por ejemplo, poner el balón en el punto de penalti, 4 pasos hacia atrás, carrera y disparo fuerte y hacia el lado planeado. Sin dudas. Una duda en cualquier momento de la rutina, provocará una mala ejecución y un probable fallo, hay que ir hasta el final con la idea, así será como más posibilidades de éxito haya.

Sobre Vicent Parra

Vicent Parra
Psicólogo por la Universidad de Valencia. Actualmente cursando el Master de psicología deportiva y coaching en la Florida Universidad.

Mira también....

xato1

Un gol en el 89 permite al UD Alginet rescatar un punto ante el Juventud-Barrio del Cristo

Jornada 14.- UD Alginet, 2; UD Juventud del Cristo, 2. Partido más que igualado entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *