Inicio / Viral / ATLETISMO | Decálogo para practicar running en días lluviosos

ATLETISMO | Decálogo para practicar running en días lluviosos

El mes de septiembre ha comenzado como si del mismísimo mes de abril se tratase: pasado por agua. Especialmente ciudades como Valencia, en las que los cielos despejados y un sol imperante se transforman en cuestión de segundos en diluvios torrenciales.

Una meteorología completamente loca que fomenta la pereza en la vuelta a las prácticas deportivas tras el parón por vacaciones veraniegas. En el presente artículo te damos las diez claves a tener en cuenta para que la lluvia no sea un impedimento para volver a hacer running.

Calentamiento previo bajo techo

Mucho más importante de lo que parece y más olvidado de lo que se debería. Realiza ejercicios de movilidad y estiramientos para que todos los grupos musculares se calienten y no te dé un tirón mientras corres.

Adapta el equipamiento

Si ya de por sí es molesto ir andando y mojarte, para correr mucho más. Por ello, has de utilizar prendas que te ayuden a permanecer seco y te hagan olvidarte de que está lloviendo.

Por ejemplo una gorra o visera para evitar tener mala visibilidad, un chubasquero impermeable, calcetines que no sean gruesos para evitar ampollas…

Compra vaselina

Sí, como lees. La vaselina es un magnífico aliado para correr en días lluviosos, puesto que es capaz de repeler el agua. Así que unta de vaselina las partes de la piel que queden expuestas como por ejemplo los brazos. Pero no sólo eso, porque otra de las propiedades que posee la vaselina es que actúa como aislante del calor.

Evita el algodón

Muchas de las prendas que empleamos para practicar el running son de algodón, pero en los días lluviosos no te las pongas. El agua hará que dichas prendas pesen más además de favorecer la irrupción de irritaciones y ampollas muy molestas.

Reduce el ritmo

No se puede pretender correr a la misma velocidad los días soleados que los días lluviosos o los días con fuertes rachas de viento. No tiene ningún sentido, tenemos que adaptarnos a las condiciones climatológicas. Así pues, en los días de lluvia habrá que reducir tanto la velocidad como la intensidad.

Hidrátate adecuadamente

Aunque la lluvia no te dé sensación de calor, has de hidratarte de la misma manera que si fuera un día soleado. ¿Por qué? Porque aunque tú creas que tu cuerpo no necesita agua, sí lo hace, y podrías acabar deshidratándote.

Aléjate de caminos resbaladizos

Hay que tratar de evitar terrenos como el barro, el césped y la tierra. El motivo es muy sencillo: son propensos a provocar accidentes. Así que para evitar caídas y lesiones tontas, trata de correr por asfalto o aceras.

Lleva prendas reflectantes

La lluvia implica cielos oscuros, donde la buena visibilidad disminuye considerablemente. Por ello, es fundamental resaltar nuestra presencia, especialmente al atardecer y a la noche. ¿Cómo? Utilizando prendas reflectantes y colores llamativos para que nos vean perfectamente vehículos como coches, motos y bicicletas.

Buscar refugio en caso de tormenta

Si el inocente chaparrón con el que has salido a correr se convierte de repente en una tormenta eléctrica, evita ponerte nervios@ y asustarte. Busca refugio para alejarte lo más posible de rayos, etc.

Vuelta a casa

Una vez des por concluido tu entrenamiento, hay que intentar en la medida de lo posible no regresar a casa andando porque podríamos enfriarnos y caer enfermos. Asimismo, nada más llegar a casa tenemos que despojarnos de la ropa mojada y meternos en la ducha.

 

Sobre Golsmedia Sports

Golsmedia Sports

Mira también....

Estos son los alimentos más saludables de otoño

El pasado domingo llegó el otoño, y con el inicio de esta estación las temperaturas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *