Carolina Marín durante un partido del Abierto de Dinamarca. Foto: Badminton Photo

Carolina Marín se queda sin premio en su vuelta a la competición

Carolina Marín durante un partido del Abierto de Dinamarca. Foto: Badminton Photo

Tras siete meses de parón, Carolina Marín consiguió llegar a la final del Abierto de Dinamarca. La campeona olímpica superó el sábado a Li en 34 minutos para ser una de las finalistas pero el domingo, en la final, no pudo repetir el mismo resultado.

Tenía enfrente a la japonesa Nozomi Okuhara quien se llevó la final por un ajustado 21-19 y 21-17 en 55 minutos. Ambas rindieron a un nivel sobresaliente en su despedida del torneo, disputado en Odense.

Okuhara venció en la final a Carolina Marín por un ajustado 21-19 y 21-17

Las dos jugadoras eran la segunda y tercera cabezas de serie, campeonas del mundo, que ofrecieren un gran partido. Finalmente, cayó a favor de la japonesa tras ganar los dos sets ante la imposible remontada de Marín. Okuhara se llevó el primer parcial por 21-19. Minimizó sus errores en la segunda manga y Marín no puedo aguantar su ritmo, no estaba del todo cómoda. Al final, la japonesa terminó llevándose el triunfo y el título con el definitivo 21-17.

Carolina Marín con el trofeo de subcampeona del Abierto de Dinamarca. Foto: Badminton Photo

De esta forma, los choques entre las dos volantistas se queda con un 8-8, todo ha estado muy igualado en cada cara a cara entre las dos, que mantienen un reñido pulso cada vez que se encuentran en el circuito mundial.

“No ha podido ser. No ha sido mi día. He perdido yo el partido y no estoy nada contenta. He cometido muchos errores y le he dado muchos puntos. En días así es complicado ganar ciertos partidos”, dijo Marín.

“Hay que seguir mejorando; no queda otra. Volvemos a Madrid y seguiremos entrenando para que en los próximos torneos las cosas salgan mejor que en éste”, agregó.