María Senabre durante el campeonato de España celebrado en Valencia.

María Senabre, subcampeona juvenil de España con el ejercicio de mazas

María Senabre durante el campeonato de España celebrado en Valencia.

Hace unas semanas, María Senabre acudió al campeonato Nacional juvenil de Gimansia Rítmica en Valencia, después de que este se aplazara en el mes de abril. La de Benigànim, que pertenece al CD Ontinyent, se proclamó subcampeona de España con el ejercicio de mazas. En Golsmedia Sports le hemos entrevistado para hacer un repaso de este año y conocer cómo fue aquel día.

– ¿Cómo ha ido la temporada del 2020 para ti?

La temporada 2020 ha sido para mi la mejor de toda mi trayectoria como gimnasta, no solo por los resultados, sino también a nivel personal, ya que he sido capaz de superar esos nervios que tenía en cada competición.

“Después de una temporada tan larga en la que tanto había trabajado y entrenado en el pabellón, ha tenido su recompensa”

– ¿Cómo llegaste a competir este año en el Campeonato nacional?

El mes de enero, tuvo lugar la fase provincial, que fue la más especial para mí, ya que se celebraba en la ciudad de Ontinyent, donde empezó mi carrera como gimnasta hace 10 años y además me proclamé campeona provincial. Dos semanas después me proclamé campeona autonómica en Almussafes y ahí fue donde conseguí el pase al Campeonato de España. Se iba a realizar en Pamplona en el mes de abril pero por el confinamiento, finalmente se realizó en Valencia hace unas semanas. Me proclamé subcampeona de España con el ejercicio de mazas que llevaba trabajando todo el año. Después de una temporada tan larga en la que tanto había trabajado y entrenado en el pabellón, ha tenido su recompensa.

– Has conseguido ser subcampeona nacional en categoría juvenil, ¿cómo te has sentido?

Ha sido la medalla más importante para mi como gimnasta, ya que con 20 años, combinando los entrenamientos con la universidad, es todo un mérito conseguir este resultado. Fue una sensación muy bonita y además tenía el apoyo de mucha gente aunque no pudieran estar presentes, ya que la competición era a puerta cerrada y solo podía acompañarme mi entrenadora Iulia Moldovan. Lo que más eché de menos fueron los aplausos del público.

Maria Senabre junto con la medalla de plata en el campeonato de España.

– ¿Te lo esperabas?, ¿estuvo cerca la medalla de oro?

Sabía que si realizaba un ejercicio perfecto, podía tener posibilidades de subir al pódium. Pero después de tanto tiempo esperando este momento, lo único que quería era disfrutar de mi ejercicio, porque después de todo, estar allí ya era un logro. Una vez terminé mi ejercicio salí corriendo a abrazar a mi entrenadora, aunque no sabía que puntuación iban a darme porque me dejé varios elementos de mi ejercicio. Sin embargo, salió la nota y me coloque en el primer puesto. Ahora tocaba esperar, porque competía contra 99 gimnastas y aún quedaban por salir 30. En el último momento bajé al segundo puesto. Para mi es una medalla de plata que sabe a oro.

– ¿Cuánto tiempo le dedicas semanalmente?

En temporada de competición, entreno lunes, miércoles, viernes y sábado durante 4 horas, pero si algún día necesitamos entrenar más, también vamos los martes y los jueves durante 2 horas.

– ¿Qué sueño quieres cumplir con este deporte?

Mi sueño como gimnasta se cumplió el 18 de noviembre en Valencia. Este deporte me ha cambiado la vida y siempre se lo voy a agradecer.

María Senabre durante su ejercicio en el campeonato de España juvenil.

– ¿Qué objetivos te marcas a corto y a largo plazo?

Mi próximo objetivo es la temporada de conjuntos, ya que mis compañeras y yo tenemos por delante el control para la Copa España de Conjuntos y las fases provincial y autonómica en las que nuestro objetivo es clasificarnos para el Campeonato Nacional Absoluto de Conjuntos.

– ¿Han cambiado muchas cosas en las competiciones por la situación actual del Covid-19?

Ha sido una competición muy diferente, sin desfiles de inauguración de las comunidades autónomas, sin la emoción y los aplausos del público, viéndonos competir desde la pantalla del móvil, sin poder darle la mano a nuestras compañeras del pódium, manteniendo la distancia de seguridad en todo momento. Nos ha tocado vivirlo así, pero no por eso he disfrutado menos de esta competición.