El árbitro muestra tarjeta amarilla a un jugador del Crevillente Deportivo.

Desencuentro entre Ayuntamiento y Crevillente Deportivo por las condiciones del convenio

El árbitro muestra tarjeta amarilla a un jugador del Crevillente Deportivo.

El Ayuntamiento de Crevillente y el Crevillente Deportivo viven estos días una situación tensa debido a la controversia originada por el convenio que ambas entidades acuerdan desde hace años. Esta ayuda económica, que el consistorio otorga al club cada temporada, asciende este curso a 57.000 euros.

Pucho, jugador de Crevillente, durante un partido.

El motivo de la discrepancia entre las dos partes reside en ciertas cláusulas que desde la Concejalía de Deportes se habrían estipulado para que el Crevillente Deportivo cumpliese a cambio de la recepción de esta ayuda económica. Entre ellas, según fuentes municipales, se recoge la exigencia de que en el equipo haya siete fichas de futbolistas de la localidad, entre ellas, dos sub23″. El concejal de deportes de Crevillent, Marcelino Giménez, ha explicado a Golsmedia su versión cronológica de los hechos que han sucedido en torno a este hecho. “El borrador del convenio se redactó y entregó al club a finales de julio. Ambas partes lo firmamos -el alcalde por un lado y el presidente, José Antonio Lledó, por otra- la segunda semana de agosto, estando conformes con el contenido”, asegura el edil. Únicamente se procedió al cambio en el borrador -antes de su firma- de una de estas exigencias del Ayuntamiento a petición de la entidad blanquiazul. “Desde el club se nos trasladó la dificultad de poder ocupar esas dos plazas sub23 con gente de Crevillent, así que finalmente acordamos que sería una ficha sub23 más otras siete fichas, es decir, una más del total establecido”, comenta Giménez.

Según fuentes municipales, el convenio se firmó sin objecciones por ambas partes a mediados de agosto

Sin embargo, parece ser que las condiciones cambiaron de nuevo. Según el Ayuntamiento, a finales de septiembre se volvió a mantener una reunión, esta vez con el director deportivo y el secretario de la entidad, en la que se incidió de nuevo en la imposibilidad de fichar a un sub23 natural de Crevillent. Ante esta petición, “el consistorio accedió a aceptar el hecho de que fueran juveniles o jugadores del filial quienes disputaran 15 encuentros en total con la primera plantilla”, explica el concejal. De nuevo se llegó a un entendimiento tras esta reunión -como así aseguran las fuentes municipales- hasta que cuatro días después el Crevillente Deportivo “volvió a mostrar su disconformidad con las condiciones”.

Estas exigencias presentadas por parte del ente municipal en relación al cumplimiento del convenio, responden a “la petición de muchos entrenadores, padres y madres, y jugadores de los equipos de fútbol base de la localidad, desmotivados al ver que de 550 futbolistas federados, ningún llega a jugar en el Crevillente Deportivo”, explica Marcelino Giménez. “Es una forma de motivar a los chavales y a sus técnicos ya que actualmente todos los futbolistas consolidados en la primera plantilla son mayores de 23 años”, explica.

“Las exigencias responden a la petición de entrenadores, padres y madres y jugadores de fútbol base desmotivados al ver que ningún futbolista de la localidad logra consolidarse en el primer equipo”, explica el concejal

A pesar de las diferencias entre ambos entes en relación a estas exigencias deportivas, desde el consistorio se asegura que “nuestra intención es la de mantener este convenio con esta entidad deportiva este y los años venideros, como así lo manifestó el alcalde en un escrito”, explica el edil. Sin embargo, el Ayuntamiento de Crevillent no puede acceder a firmar por escrito un papel en el que se asegure que la próxima campaña el club percibirá la misma cantidad. “Estamos en un momento complicado, la intención del Ayuntamiento y la Concejalía de Deportes de Crevillent, en una situación de normalidad, es el de mantener esta cantidad si todo va según lo acordado”.