FB Redován CF
»
»
»
»
»
»
»
»
»
»
Héctor Beltrán: “Al principio todo era caos y ninguno pensaba que aguantaríamos”

Resultados

Resultados

Información ofrecida por Golsmedia BeSoccer

Te puede interesar

Amorebieta vs Villarreal B
Héctor Beltrán Redován
Héctor Beltrán, jugador del Redován en un partido.

Héctor Beltrán: “Al principio todo era caos y ninguno pensaba que aguantaríamos”

Héctor Beltrán, jugador del Redován en un partido.

Les debemos mucho. Hace dos años una gran parte de nosotros nos quedamos en casa, jugando a videojuegos, leyendo, viendo series, aprovechando las horas para aprender nuevas recetas, para formarse estudiando, preocupados por cómo trabajar encerrados en casa, por qué iba a suceder… mientras ellos, los trabajadores sanitarios se jugaban sus vidas por las de todos nosotros.

Hace dos años informábamos estos días en Golsmedia sobre una publicación de Héctor Beltrán (29 años, de Elche) en las redes sociales. Él es jugador del FB Redován (Preferente G V alicantina) y celador del Hospital de Torrevieja, él estos días de finales de marzo de 2020 pasaba “mi peor turno”. Y lo compartía con este mensaje que recordamos:

Hace ahora dos años Héctor Beltrán expresaba «el agotamiento, agobio, estrés, un poco de miedo»… tras su «peor turno» en el Hospital de Torrevieja donde trabaja de celador

“Agotamiento, agobio, estrés, un poco de miedo… pero al mismo tiempo, te das cuenta de que a tu lado hay un equipazo de profesionales, del cual muchos de ellos se convierten en tu segunda familia y ves cómo te ayudan, te sonríen, te entienden, etc. que son detalles que a lo mejor otros días no valoras tanto y en este momento te hacen un mundo, y todos esos sentimientos malos pasan a un segundo plano. Lo que estáis demostrando ahora, que es lo que lleváis haciendo mucho tiempo, no se va a olvidar nunca. ¡Sois increíbles compañeros! Y recordad que por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes. ¡Mucho ánimo a todos, héroes y heroínas! Por mucho que diga esto creo que nunca se podrá entender esa sensación al 100 % a no ser que seas uno de ellos, pero después de mi peor turno en dos años, que fue el de ayer, quería compartirlo.”

Dos años después hemos querido volver a contactar con Héctor para recordar, no podemos olvidar lo que los sanitarios hicieron en especial por todos nosotros aquellos días, y finalmente meses. Le preguntamos por aquellos duros momentos, y también por su Redován que sueña con clasificarse para la Promoción de ascenso (ahora mismo es uno de los dos mejores terceros de los cinco grupos de Preferente, y tendrían así billete para el Play-off por el ascenso).

Héctor Beltrán con Rico
Héctor Beltrán junto a su mister Rico.

R. Tercera temporada en el Redován tras tu año en el CD Thader… ¿Cómo ha sido tu trayectoria?

Esta es mi tercera temporada en el Redován después de pasar un año en el Thader de Rojales con Rico, por lo que es mi cuarta temporada consecutiva con el míster. El club ya es como mi segunda casa, es un club muy familiar en el que nos tratan como si fuéramos profesionales, siempre cumplen todo lo que te prometen y hay un ambiente muy bueno. Previo a ese buen año en Rojales estuve en la UD Ilicitana durante siete años, desde que salí de juveniles en el Torrellano. Esta etapa fue muy bonita porque empezamos en segunda regional y lo conseguimos subir a preferente en cinco años y muchos compañeros de esa época siguen siendo muy amigos.

“la misma mascarilla la conservábamos como si fuera oro porque no sabíamos si al día siguiente íbamos a tener, Escaseaba todo tipo de material, no había protocolos por lo que teníamos que improvisar cada situación”

R. Hace justo dos años por esta fecha publicabas en redes sociales un texto donde expresabas lo que sentías trabajando como celador en un hospital nada más explotar los contagios de Covid y comenzar con el confinamiento: “Agotamiento, agobio, estrés, un poco de miedo… pero al mismo tiempo, te das cuenta de que a tu lado hay un equipazo de profesionales, del cual muchos de ellos se convierten en tu segunda familia… después de mi peor turno en dos años, que fue el de ayer, quería compartirlo”. ¿Cómo recuerdas aquellos días ahora dos años después?

Ahora que ha pasado tanto tiempo y ya convivimos con la pandemia, recuerdo esos primeros días con mucho caos, puesto que fue una situación que cambió nuestras vidas de una manera muy radical y en un periodo de tiempo mínimo. No sabíamos bien a que nos enfrentábamos y lo vivíamos todos con mucho miedo. Un recuerdo que tengo es cuando bajé a la planta covid y vi todas las puertas de las habitaciones cerradas, cubos de aislamiento en la puerta de cada habitación, silencio y una sensación muy extraña, puesto que en esa planta estábamos acostumbrados a que hubiera mucho movimiento de acompañantes y pacientes, fue algo que me impactó mucho. Otro recuerdo que tengo es que teníamos que reutilizar las mascarillas quirúrgicas y la misma mascarilla la conservábamos como si fuera oro porque no sabíamos si al día siguiente íbamos a tener. Escaseaba todo tipo de material, no había protocolos por lo que teníamos que improvisar cada situación. En definitiva, íbamos desbordados y los turnos nos agotaban mucho física y psicológicamente.

P. De lo bueno, y aún más en lo malo, se aprende, ¿Qué aprendiste tú aquellos días?

R. Una de las cosas que más se valoraba era el trabajo en equipo, el ver a tus compañeros unidos, ayudando en todo lo que se podía. Pese a la situación límite en la que nos encontrábamos, todos arrimamos el hombro para que saliera el trabajo adelante y a la vista está que se realizó y se sigue realizando bastante bien. Otra cosa que también me llama la atención es la capacidad de adaptación que tenemos las personas a los grandes cambios. Recuerdo que al principio todo era caos y ninguno pensaba que aguantaríamos esa situación por mucho tiempo. Y al final te das cuenta que somos capaces de adaptarnos, normalizarlo y convivir con ello. Para nosotros ahora es nuestra forma normal de trabajar.

Héctor Beltrán
Héctor Beltrán, jugador del Redován en un partido.

P. ¿Cómo ha sido compaginar el trabajar en la sanidad y el competir en el fútbol estos dos años?

R. Pues en este aspecto no ha cambiado mucho. He podido compaginarlo como lo hacía anteriormente, porque cuando comenzó la pandemia, que fueron las situaciones más complicadas en el hospital, se suspendió la liga y hasta agosto de 2020, si no recuerdo mal, no volvimos otra vez a los campos. Posteriormente en los picos de Covid también se suspendió durante algunas semanas, por lo tanto ahí no he tenido ningún problema más allá de perderte algún entrenamiento, vas a jugar partidos directo de hacer la noche en el hospital, pero también tienes la facilidad de hacer cambios con tus compañeros al trabajar a turnos. Como he dicho anteriormente te acabas adaptando a todas las circunstancias.

P. Hablemos del Redován, tercero, que con vuestros puntos ahora mismo lograríais plaza de promoción, al lograr el billete a la promoción los dos «mejores» terceros. Ahí estáis con el Thader y CFI Alicante. ¿Cómo afrontáis el final de liga? ¿Qué posibilidades creéis que tenéis de disputar la promoción?

R. El final de liga lo afrontamos con mucha ilusión y confianza, aunque sabemos que va a ser difícil porque este grupo 5 es muy competitivo y se ha visto que con cualquier rival puedes perder puntos. Tenemos que enfocar cada partido como una final, sabiendo que estamos en una situación privilegiada por la que muchos equipos firmarían estar en nuestro lugar a estas alturas de la temporada y si nos encontramos ahí es porque estamos haciendo las cosas bien. Sabemos que el Thader y el Alicante son dos equipos fuertes, pero nosotros también somos conscientes de la calidad de nuestro equipo. Así que vamos a seguir trabajando para conseguirlo por cada uno de nosotros, por el club que lleva tres temporadas rozando el playoff y apostando fuerte por el equipo, y por dar una alegría a los aficionados que nos siguen en cada partido.

«El equipo quiere ver el Duana lleno como en las grandes ocasiones, porque ahora los necesitamos más que nunca»

P. ¿Qué puntos fuertes destacas de tu equipo para estar en esa zona tan alta de la clasificación?

R. Lo que más destaco es que todos vamos en la misma dirección y el vestuario es una auténtica familia. Es un vestuario en el que hay un ambiente inmejorable y todos se consiguen adaptar rápidamente. También sabemos que hay mucha competencia en el equipo y eso provoca que el equipo suba el nivel, puesto que hay una plantilla en la que cualquiera de los jugadores puede ser titular. Somos un equipo que nos gusta llevar el peso del partido, intentando hacer un fútbol vistoso proponiendo con balón, pero cuando no podemos desarrollar ese juego nos adaptamos rápidamente y nos ponemos el mono de trabajo, donde también nos sentimos cómodos al ser muy intensos.

P. ¿Tú cómo te encuentras esta temporada? 

R. Durante la primera vuelta me encontré muy bien, pero me lesioné en el primer partido de la segunda vuelta y estuve un mes fuera de los terrenos de juego, volví contra el Novelda UD y en una jugada desafortunada me hice un esguince del ligamento lateral interno de la rodilla y he estado otros tres partidos sin competir. Ahora, aprovechando el parón de la semana pasada de la copa, estoy ya prácticamente recuperado y estoy deseando afrontar la recta final de la liga ayudando a mis compañeros a conseguir el objetivo.

P. Un mensaje a los aficionados al fútbol de la zona para que vayan a animar al Redován en el final de liga?

R. Yo les animo a que vengan a vernos porque la afición es muy importante para nosotros, la afición es parte del equipo. No se imaginan lo que se nota desde dentro del campo el apoyo y el calor de la afición del Duana y eso repercute también en el juego. El equipo quiere ver el Duana lleno como en las grandes ocasiones, porque ahora los necesitamos más que nunca.