Jugadores del Silla CF celebran junto al Front Albufera, grada de animación del club. Foto: Silla CF.

Así fue el histórico gol del Silla CF narrado por sus protagonistas

Jugadores del Silla CF celebran junto al Front Albufera, grada de animación del club. Foto: Silla CF.

Corría el minuto 95 cuando el Silla CF se volcaba en el área del CD Olímpic con, literalmente, los once futbolistas en área rival. El empate a 1 que imperaba en el marcador del Vicent Morera dejaba sin opciones matemáticas al equipo de Santi García para conseguir una histórica plaza en la promoción de ascenso a Segunda RFEF. Solo el triunfo les valía para llegar con vida a la última jornada.

El centro desde el costado derecho de Vargas pareció volar a cámara lenta. Miguel, central que había cubierto las continuas subidas del guardameta Lucas Parra, decidió subir al ataque. El defensa se vio en posición de rematar un cuero que le llegaba sin oposición rival y golpeó el balón y la puso al fondo de las mallas. La locura se desató en un Morera que se puso patas arriba gracias a uno de los goles más importantes de los 93 años de la historia del Silla CF.

La locura vivida por parte de la afición sillera se plasmó en comentarios en redes sociales. Ahora, los protagonistas de la jugada del histórico tanto de Miguel ofrecen su punto de vista del contexto, el gol, la celebración, el último minuto antes del pitido final y el éxtasis final con fuegos artificiales y bengalas en la grada del Morera.

lucas parra: “fue un guion que no esperábamos”

Lucas Parra, guardameta del Silla CF, fue otro futbolista de campo más en el tramo final del partido. El capitán decidió subir al ataque desde el minuto 88, con la libertad que le dio el cuerpo técnico para hacerlo, e incluso dispuso de dos centros desde la banda derecha. “Fue algo muy bonito, un guion que no esperábamos, uno de esos chispazos de felicidad que te regala el fútbol una vez a las mil. Este grupo lo merecía. Somos un club humilde, de pueblo, y para nosotros esto ya es una victoria. El deporte es esto, esas sensaciones y sentimientos, más allá de los éxitos que puedas o no puedas conseguir”, comenta Lucas.

Uno de los emblemas del Silla CF comenta cómo vivió la jugada del gol: “Cuando el balón le cae a Miguel, y entra con todo, es la imagen de lo que somos, puro corazón. Metió todo para llegar ahí y un compañero como él merecía ese momento. Yo sólo recuerdo entrar en éxtasis, ir a buscarlo, ver compañeros pasar corriendo, era un caos, y entre todo ese caos vi a mi pareja, que explotaba de felicidad en medio de mi carrera por el campo, sin dirección. Me fui a abrazarla, por aguantar todo el desgaste que el fútbol, y la posición de portero llevan detrás. Fue algo muy bonito, y que nunca podré agradecer suficiente a mis compañeros por haberme dado la oportunidad de vivirlo”, concluye Parra.

celebracion-silla-cf-2
El Silla CF y su afición celebran la victoria ante el CD Olímpic. Foto: Silla CF.

Tras el sentimental abrazo, Lucas se encontró con Borja Mir. El “9” del Silla CF ha reencontrado su mejor estado de forma en el Vicent Morera, y fue palpable en este histórico choque. El primer tanto fue obra de un incansable Mir que, pese a la euforia que le rodeaba, también tenía en la mente los minutos que restaban de partido. Admitió que fue a recoger el balón “para esconderlo” y, posteriormente, celebrar el tanto de Miguel con los niños de la escuela a los que entrena.

El ex de Mazarrón y Vilamarxant, entre otros, se fundió en un abrazo con Lucas y brindó el tanto con sus padres, situados en la grada del Vicent Morera. Tras el pitido final, Mir admite que la celebración fue “una pasada” y pone la mente en este domingo a las 18:00 horas.

santi garcía: “el pueblo de silla merecía una tarde así”

La gestión de los últimos minutos corrió a cargo del cuerpo técnico, liderado por Santi García. A sabiendas que un empate pondría punto final a la temporada, el ex del Levante UD comenzó a maquinar los movimientos necesarios para poner en el máximo aprieto a un Olímpic que se había quedado con diez hombres: “Movimos a Fer desde el lateral derecho para ponerlo en punta y jugar con un carrilero por esa zona. Al ver que no llegaba, en el 88′ decidimos poner a Lucas arriba para ver qué pasaba. Aunque cometíamos el máximo riesgo, nos la queríamos jugar”, admite el entrenador del Silla CF.

Santi García explica lo vivido en el momento del gol: “Cuando marcamos fue un explosión de adrenalina, todos saltando, corriendo… Pero rápidamente tenía que ajustar las posiciones para lo que quedara de tiempo. Con el pitido final era obligatorio celebrarlo con la grada que tanto nos animó. El pueblo de Silla se merecía una tarde así”, argumenta.

santi garcia silla
Santi García (centro), junto a miembros del cuerpo técnico, celebrando el triunfo ante el CD Olímpic. Foto: Silla CF.

Sin duda, el punto de vista más especial es el del autor del histórico tanto del Silla CF. Miguel Ardevínez se convirtió en héroe inesperado, incluso para él: “No pensaba en que yo fuera a hacer el gol”. El ex de Ontinyent y Olímpic, entre muchos otros, inicia su narración del tanto: “Cuando entra Lucas por banda, solo pienso en que le caiga a alguien o a mí para peinarla. Hay algunas jugadas que tapan y reculo con la idea de que no nos hicieran gol, porque Lucas estaba arriba. En la jugada de antes del gol fui entrando en el área pensando en la posibilidad de que le caiga a alguien de mi equipo y pueda engancharla, pero no me imaginaba que me pudiera caer ese balón“, afirma Miguel.

La jugada del tanto en la cabeza del central del Silla CF se produjo así: “Vargas centra el balón, se adelanta Vicent Albert a peinar y ahí tengo la esperanza de que me pueda caer el balón. Una vez veo que coge altura y cae en mi zona, me pego una carrera y me tiro con el alma pensando que esta era la mía, que no se podía escapar. El lateral del Olímpic, Juanjo, viene a cerrarme. No la engancho bien, la cojo bombeada y tirándome, hace una especie de globo y el portero se queda parado esperando a qué dirección iba. Al final se escora al palo y gracias a Dios fue dentro”, comenta el zaguero.

miguel: “me tiré con el alma pensando que esta era la mía, que no se podía escapar”

Una vez ve el cuero en la portería y el Morera se viene abajo, llega el momento de la celebración. “Cuando veo que el balón entra, solo pienso en la alegría, en el éxtasis. Por suerte teníamos la grada llena y fui como un loco a abrazar a mi padre, que fue el primer partido que podía venir a verme. Se me pasaron por la cabeza mil cosas, nos comenzamos a abrazar todos… Una emoción indescriptible: por el minuto que era, por lo que significaba, por toda la afición, por la directiva, por los compañeros, por el presidente…”, concluye Miguel.

Tras el pitido final, llegaba una fiesta que fue “espectacular”. Miguel hace hincapié en la unión entre afición, equipo y directiva: “Nos han seguido donde hemos ido y eso es de agradecer. Darles esa alegría, sobre todo al grupo de animación que viene siempre, es espectacular. Lo hemos pasado mal por el tema del COVID-19 y nos merecíamos vivir un momento así, tanto aficionados como directiva, nosotros, presidente… Nos merecíamos vivir ese momento, quedará en la mente de todos”, asevera.

Restan 90 minutos para averiguar si la emoción vivida en el Vicent Morera el pasado domingo queda como el segundo momento de júbilo más importante de la temporada. En caso de ganar en casa del Jove Español y si el Olímpic pierde en La Murta ante un Villarreal c ya clasificado, el Silla jugaría por primera vez en su historia una promoción de ascenso a Segunda RFEF. Un hito histórico para un club que encadena cinco campañas consecutivas en el fútbol nacional y que, previamente, solamente había competido en categorías regionales.