Valencia CF
»
»
»
»
»
»
»
»
La transición de Lim a Kiat que dicen ya es una realidad

Resultados

Resultados

Información ofrecida por Golsmedia BeSoccer

Te puede interesar

Amorebieta vs Villarreal B

La transición de Lim a Kiat que dicen ya es una realidad

El Valencia CF anda metido en un callejón sin salida con el asunto del nuevo estadio de Mestalla desde hace casi dos décadas por un problema únicamente de financiación. Ese es el gran problema que no ha podido solventar ni siquiera un máximo accionista multimillonario, Peter Lim, que en 2014 se comprometió a poner las herramientas financieras necesarias para finalizar una obra faraónica que comenzó Juan Soler en 2006 y que hoy, 18 años después nadie ha sido capaz de poder finalizarla.

Desde hace varios años, el club cuenta con el préstamo participativo del fondo de inversión británico, CVC, de 121 millones de euros, de los cuales 85 están bloqueados por la Liga a la espera de que se reinicie la obra del nuevo estadio para empezar a hacer uso de ellos. Ese crédito, le costará al club más de 400 millones en concepto de devolución e intereses y lo devolverá en 50 años. Hasta ese punto ha llegado el desinterés del singapurense en el estadio nuevo, que ha aceptado un préstamo malo para la entidad antes que financiar él la obra y buscar acciones menos lesivas para la entidad a largo plazo.

En ese contexto, del nuevo estadio se encuentran los beneficios urbanísticos que la ciudad acordó con el club,  con la sociedad, Valencia CF, de la que Lim es el propietario del 92% de las acciones. Unos beneficios urbanísticos que pese a que desde el club lo suelen obviar se firmaron como contraprestación a unos servicios concretos para la ciudad, como la construcción de un pabellón deportivo en Benicalap, la restauración de una chimenea industrial encontrada en el terreno de la Avenida de las Cortes Valencianas, pero principalmente por la construcción de un nuevo estadio de fútbol que cubriera una serie de exigencias que Peter Lim jamás ha querido cumplir.

Hace dos años el Consell le caducó la ATE que recogía y reconocía esos derechos urbanísticos a favor del Valencia CF, y por tanto esos derechos quedaron en el limbo hasta que no exista un nuevo acuerdo con las administraciones, que pese a que ha parecido cercano, nunca lo ha sido tanto como para pensar que se firmaría un nuevo convenio. La caducidad de la ATE se encuentra en los juzgados y de hecho, es cuestión de días que se conozca el fallo de los jueces del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. En el club son pesimistas con el fallo y bajo ese prisma buscan solventar de alguna manera una negociación con el Ayuntamiento de Valencia que se encuentra estancada desde hace muchos meses, pese a los intentos de la nueva alcaldesa, María José Catalá, y su equipo de gobierno, Juan Giner, concejal de urbanismo, y Pepe Marí Olano, Concejal de grandes proyectos de Valencia, por encontrar soluciones.

REUNIÓN EN SINGAPUR EN CLAVE ESTADIO Y SOLUCIONES ECONÓMICAS 

Ese es el principal problema a solucionar para el máximo accionista del Valencia CF, Peter Lim. El asiático hace años que ha dejado de invertir en el club y únicamente está preocupado en conseguir que el club gaste lo que ingresa, siendo absolutamente secundario lo deportivo, como ha reconocido el propio entrenador, Rubén Baraja y sabe que poner en orden el club y que su paquete accionarial tenga un valor más alto del que ahora tiene depende exclusivamente de que el club vuelva a tener esos derechos urbanísticos.

Con esa intención envió en el verano de 2022 a su mano derecha, Layhoon Chan, y con esa intención se han dado casi todos los pasos de los dos últimos años. La pasada semana la presidenta viajó hasta Singapur para pasar unos días con su familia y para atender algunos temas de los muchos negocios que lleva y que nada tienen que ver con el Valencia CF y citó allí en Singapur por orden del máximo accionista al director corporativo y persona fuerte en materia jurídica del club, Javier Solís, y a la directora financiera, y su persona de máxima confianza de la presidenta en valencia, Inmaculada Ibáñez.

En la reunión no se habló de temas deportivos, giró según fuentes conocedoras de dicha reunión de aspectos únicamente económicos de cara al futuro cercano del club, se volvió a incidir en volver a recaudar este verano y recortar costes, y en como solventar el tema del nuevo estadio de Mestalla. El club ha recibido en los últimos dos años varios fondos de inversión interesados en deshacer todo el entramado del nuevo estadio a cambio de ayudar económicamente en la construcción del nuevo estadio pero quedándose activos, como la parcela del viejo Mestalla o la explotación del terciario del nuevo campo. Esa es una posibilidad que el club conoce de primera mano, porque ha sido la propia presidenta la que ha mantenido esas reuniones en primera persona.

Se ha hablado del interés de Atitlan en comprar las torres de oficinas del nuevo estadio y también en su interés en el viejo Mestalla, pero Layhoon también conoce el interés de otros fondos en ese negocio. Esta información la maneja el gobierno valenciano, que son partidarios de que se pueda llevar adelante la construcción del estadio bajo esta fórmula si eso conlleva el desbloqueo y la finalización del estadio para poder ser sede del Mundial de 2030.

Kiat Lim tras Amadeo Salvo y Layhoon en la junta de 2014

 

 

LIM QUIERE QUE SEA SU HIJO QUIEN EMPIEZA A ENCARGARSE DE LOS NEGOCIOS 

Estas reuniones en Singapur no son noticia en los últimos años porque han sido algo habitual desde que en 2019 decidió que su viaje a España había sido el último que hacía a Europa. Hay quien asegura que no ha regresado por salud, y la presidenta del club, aseguró el pasado verano en Suiza que Lim no viene a Valencia porque nadie va a dónde sabe que va a ser increpado.

Sin embargo, en este viaje sí que ha habido una novedad. Peter Lim no apareció por la reunión. El máximo accionista según fuentes solventes ha decidido ir dando un paso al lado en todos su negocios y está haciendo una transición en la toma de decisiones para que sea su hijo el que empieza a tener el peso de las decisiones. 

Lim según algunas personas que han conocido al asiático por su trabajo en el club, tiene una salud delicada desde hace varios años que le recomienda en no salir de su país, y mucho menos hacer viajes de larga duración. Esto, unido a su edad, parece haber sido el argumento definitivo para que el asiático haya decidido dar un paso a un lado y dejar de llevar el peso de los negocios.

Cuando Peter Lim compró el club, le aseguró al entonces presidente Amadeo Salvo, que sería su hijo Kiat el que se haría cargo de la entidad en el futuro. De hecho, pese a que pasó de soslayo, en la primera junta de accionistas en la que Lim fue máximo accionista y nombró a su consejo de administración, en diciembre de 2014, su hijo estuvo presente en aquella junta. El motivo fue, que él sería el encargado de dirigir el club en el futuro.

Ese futuro, ha llegado 10 años después porque hace tiempo que las decisiones del día a día se consensuan con Kiat, y no con Lim por orden expresa del padre. Lim dejó síntomas de cansancio con el Valencia CF hace ya varios años con el amago de venta al Principe de Johor o con sus escarceos con varios multimillonarios para intercambiar acciones del club y hacer sociedad. Ahora, sea por motivos de salud, que fuentes importantes aseguran que es delicada, sea porque realmente ha decidido dar un paso a un lado, la realidad es que Kiat Lim está empezando a ser una cabeza visible en el Valencia CF, más allá de que mientras Lim sea el máximo accionista siempre tendrá la última palabra. Y eso, es algo que no ha cambiado.

Kiat ha demostrado sobradamente en estos dos años en los que ya es consejero que su interés por el fútbol, y por el Valencia CF, es mínimo por no decir nulo. No le gusta el fútbol. De ahí, que su presencia en la ciudad no ha existido, sólo un viaje casi por obligación, y algunas apariciones cara a la galería en los medios del club. Si de Lim se podía decir que era un apasionado del fútbol, de su hijo se puede asegurar que si tiene opción de tomar decisiones pronto, no será el Valencia CF una empresa que le genere mucho apego por su actividad.

Categorías Valencia CF