Los jugadores del CD Izarra celebrando. Foto: CD Izarra

CD Izarra: de Regional a Segunda B en los últimos 15 años

Los jugadores del CD Izarra celebrando. Foto: CD Izarra

Los últimos quince años del CD Izarra pueden resumirse con el concepto de resurgir de las cenizas. Tras pasar la mayor parte de su historia a caballo entre Tercera División y Segunda B, el conjunto de Estella tocó fondo en la 2004/2005 con su descenso a categoría Regional Preferente. Sin embargo, lejos de tirar la toalla, los albiazules consiguieron rehacerse de ese duro golpe y regresar, en apenas unas temporadas, a la categoría de bronce del fútbol español.

El CD Izarra ha pasado de Regional a Segunda B en los últimos 15 años

Tras su regreso al fútbol nacional tan solo un año después de su caída al fútbol regional, los navarros lograron proclamarse campeones del Grupo XV de Tercera División consiguiendo hacerse asiduos en las promociones de ascenso a Segunda División B, categoría en la que habían estado por primera vez a principios de la década de los noventa. Finalmente, los estellicas logran la hazaña de ascender, en tan solo cuatro temporadas, de Regional Preferente a Segunda División B.

Esta segunda etapa del CD Izarra en la tercera categoría del fútbol es más irregular que en los años noventa y se viven cinco años de idas y venidas en las que el equipo está cuatro temporadas en Tercera y  una en Segunda B. El útlimo hito en la historia reciente de los de Estella es el último ascenso a la categoría de bronce, que se produjo en la temporada 2014/2015 tras eliminar al CD Numancia en el play-off. Una temporada convulsa en el banquillo albiazul por los que pasan Miguel González -destituido dejando al equipo tercero-, Luis Erro -que cosechó una mala segunda vuelta- y, finalmente, el jugador Diego Prendes, que finalizó la temporada al mando del equipo en las últimas cuatro jornadas. A pesar de ello, consiguieron el ansiado ascenso, ese que les mantiene en la categorías desde hace seis temporadas.

Esta temporada, los de Merkatondoa han igualado su mejor registro manteniéndose seis temporadas consecutivas en Segunda División B, una época estable en la que han conseguido consolidarse, pese a sufrir por conseguirlo. ¡A seguir peleando por estar ahí, estellicas!