Indiano protege el balón en un partido de Las Rozas CF. Foto: Mariia_fotografía.

La brillante cifra que Indiano puede alcanzar en Las Rozas CF

Indiano protege el balón en un partido de Las Rozas CF. Foto: Mariia_fotografía.

Cuántas veces no habremos oído aquello de “solo unos pocos llegan” en el mundo del fútbol. Los padres y los entrenadores, ambos encargados de la formación de los más jóvenes, saben de sobra que llegar a la élite es un premio reservado para unos pocos privilegiados. Incluso hay quienes aterrizan ella, pero no para quedarse. De ahí la famosa frase de “lo difícil no es llegar, sino mantenerse”. Y eso lo sabe bien Carlos Indiano de Marcos, actual jugador de Las Rozas CF.

El madrileño de 32 años es uno de los integrantes de la plantilla que dirige Manolo Cano que han llegado a jugar al fútbol a nivel profesional, si por profesional entendemos como mínimo haber participado en Segunda División. Lo hizo de la mano del Albacete Balompié, y por méritos propios. El centrocampista brilló en el Carlos Belmonte, y junto a sus compañeros consiguió ascender al equipo desde la Segunda División B, después de derrotar en las eliminatorias finales al Sestao River y el Real Racing Club.

indiano debutó en segunda división después de ascender con el albacete balompié

La temporada siguiente, Indiano tan solo disputó seis encuentros en el conjunto albaceteño, lo que provocó que regresase nuevamente a la Segunda División B, categoría que pisó por primera vez cuando apenas tenía 20 años y todavía militaba en las filas del Atlético de Madrid. Con los rojiblancos disputó más de 40 partidos repartidos en dos temporadas, algo que también consiguió en el Alavés, donde sobrepasó los 65. Menos jugó en el Carranza con el Cádiz, pues se quedó a las puertas de los 20.

Indiano Las Rozas CF
Indiano persigue a Rabadán en Las Rozas CF – DUX Internacional de Madrid. Foto: Mariia_fotografía.

Sumando todos los encuentros antes de que disfrutase de su efímera etapa en la Liga Smartbank, el mediocentro superaba ya los 150, una cifra considerablemente importante para el gran número de jugadores que aspiraban y aspiran a jugar en ella. No obstante, su valor en la categoría aumentó después de vestir la camiseta del Hércules CF durante dos campañas.

ha jugado en un total de 8 comunidades autónomas diferentes, y está a las puertas de los 300 partido en segunda b

Después de abandonar el Rico Pérez, el ’21’ se unió al FC Cartagena. En la temporada siguiente pisó una séptima comunidad autónoma distinta, Cataluña. Lo hizo para formar parte del Lleida Esportiu y el Badalona. A continuación vistió la zamarra del Marbella FC, aunque rápidamente dejó Andalucía para conocer un nuevo lugar en España, Castilla y León. Primero jugó en el Salamanca CF UDS, e inmediatamente después se marchó al Burgos CF.

Su último viaje, ya superada la treintena, ha sido de regreso a casa. En la Dehesa de Navalcarbón es importante, juega cada fin de semana e incluso porta el brazalete en alguna ocasión. Lo que muchos no sabrán es que, si las lesiones le respetan, Indiano podría cumplir su partido 300 en Segunda B como azulón. Ahora mismo acumula 293, que podrían ser 296 si su técnico le alinea en las próximas jornadas. La próxima fase de competición le otorgará también la posibilidad de llegar a esos guarismos.