Dos jugadores de la UD Ibiza en un entrenamiento reciente. Foto. UD Ibiza.

¿Qué equipos de Segunda B ya saben cuál será su objetivo en la siguiente fase?

Dos jugadores de la UD Ibiza en un entrenamiento reciente. Foto. UD Ibiza.

La fase regular en la Segunda División B está a punto de llegar a su fin y, apenas a tres o cuatro jornadas del término de la misma, algunos equipos ya están matemáticamente clasificados para luchar por diferentes objetivos en la siguiente ronda. De los 102 dos clubes que esta temporada componen la categoría de bronce del fútbol español, hay un total de seis para los que las próximas jornadas nada cambiará ya sea en la zona alta de la tabla o en última posición.

Plazas de play-off

Tan solo dos equipos han alcanzado ya el objetivo de la temporada a falta de tres jornadas y nueve puntos en juego. El primero de ellos en hacerlo fue la UD Ibiza de Juan Carlos Carcedo. El conjunto balear, en el Grupo 3B, ha sido el líder indiscutible durante todo el curso. Con 33 puntos es el primer clasificado de su grupo. Los resultados del equipo ibicenco son espectaculares y así lo demuestran sus cifras: diez victorias, tres empates y dos derrotas. Desde hace algunas jornadas, la UD Ibiza ya se ha asegurado su participación en la liguilla de ascenso previa al play-off de ascenso a la Segunda División.

UD Ibiza y CD Badajoz estarán en el play-off de ascenso a Segunda División

Otro de los equipos clasificados para disputar la promoción de ascenso es el CD Badajoz. El equipo extremeño, en el Grupo 5B de Segunda División B, se ha asegurado su plaza en la liguilla de ascenso antes del término de la liga regular. Con 34 puntos, el CD Badajoz es el mejor primer clasificado de todos los grupos dentro de la categoría de bronce. A falta de tres jornadas, los blanquinegros tienen asegurada la primera plaza.

Todavía sin confirmación matemática pero muy cerca de conseguirla -salvo ecatombe- está el Burgos CF. Con 30 puntos tras 15 jornadas, el conjunto dirigido por Julián Calero es líder del Grupo 1B a 9 puntos del cuarto clasificado, exactamente los mismos que tienen en juego. Tan solo con la suma de un punto en los tres partidos que restan, valdría a los burgaleses para asegurarse su participación en el la liguilla de ascenso previa play-off de ascenso a Segunda División.

Lucha por la permanencia

Lamentablemente, otros equipos no han corrido la misma suerte. Para tres de ellos, los malos resultados de esta temporada les han condenado a disputar la lucha por la permanencia sin que ni siquiera haya acabado la fase regular.

Eneko Eizmendi juega con el Club Haro Deportivo / Foto: Club Haro Deportivo

El Lorca Deportiva ha sido el último de ellos en certificar su última posición y su plaza para pelear por no descender. El conjunto de Hugo Issa, con tan solo 6 puntos, es el peor equipo de los 102 clubes que componen la categoría. Los blanquiazules no han logrado sumar ninguna victoria este curso y con tres jornadas todavía por disputar, sus opciones de no quedar en las últimas posiciones se esfumaron el pasado fin de semana al perder ante el UCAM Murcia CF.

El CP Villarrobledo, colista del Grupo 5B con 7 puntos. A falta de tres jornadas, los manchegos solo pueden sumar 9 puntos que no les servirían para salir de la zona de descenso.

El Haro Deportivo también tiene marcado su destino esta temporada. Los riojanos pelearán en la segunda fase por no ser uno de los equipos que desciendan a la Tercera División RFEF. El cuadro jarrero aspira como máximo a mantener la categoría llamada Segunda RFEF la próxima temporada tras la creación de la Primera RFEF o Segunda B Pro. Con 9 puntos en juego, los blanquinegros tan solo podrían empatar con el séptimo clasificado, lo que les condena a jugarse el descenso.

Por último, el CD Marino es otro de los equipos que ya está matemáticamente jugándose el descenso. Con 7 puntos, el equipo canario es último en el Grupo 4B de Segunda B, y será uno de los que participe en la liguilla de lucha por la permanencia.