Inicio / Regional / CF UE Gandia / Gandia volvió a vibrar con el gran derbi de la ciudad condal
Gandia Fútbol Regional
El Guillermo Olagüe albergó el derbi al que asistieron más de 500 personas. Foto: UE Gandia.

Gandia volvió a vibrar con el gran derbi de la ciudad condal

La capital de la comarca de La Safor albergó en el mayor estadio de esta a más de 500 personas que disfrutaron del gran derbi de la ciudad. Después de cinco temporadas sin verse las caras debido a pertenecer a distintas competiciones, el destino ha vuelto a juntar a dos equipos con una gran rivalidad sana entre ellos.

Una parte de la numerosa población de Gandia no se quiso perder el encuentro pese a estar la ciudad en fiestas y tener el centro plagado de actos culturales y tiendas móviles donde poder disfrutar de de la diversidad gastronómica y cultural de distintas partes del mundo. Más de medio millar de personas se concentraron en el Guillermo Olagüe, donde el espectáculo futbolístico no les defraudo.

Muchos de los espectadores han marcado en rojo el último fin de semana de enero debido a que se disputará el partido de la segunda vuelta entre estos mismo equipos en el mismo estadio. Después de las tablas en el marcador, se verá quién es el equipo de la ciudad esta temporada.

Respecto al partido, una mitad para cada entidad. La primera fue completamente del CF Gandia, que se fue 0-2 al descanso pudiendo ampliar la renta en varias ocasiones. Los goles llegaron tras buenas acciones combinativas donde pilló al equipo local desordenado. El partido parecía que se viviese en un constante minuto noventa debido a la gran cantidad de espacios que dejaban en el centro del campo ambas plantillas. El CF Gandia supo aprovechar mejor sus oportunidades y reaccionar a esta situación poniendo a un medio centro defensivo para cerrar la sangría.

La segunda mitad empezó igual que la primera. El CF Gandia dominaba pero, en esta ocasión, las oportunidades no eran tan claras. Tras unos cambios sorprendentes en el equipo visitante donde retiraron dos medio centros, los mejores del partido hasta el momento, el partido cambió completamente. La UE Gandia empezó a llegar al área rival y pasó lo que se veía que iba a ocurrir desde fuera. En dos ocasiones empató el partido a falta de quince minutos para el final.

Respecto al encuentro entre dos futbolistas de primer nivel, este dejó luces y sombras. A Raúl Bravo, jugo de extremo, se le notó la falta de explosividad y chispa que tenía cuando militaba en el primer nivel. Pese a ello, es un capitán en la sombra que, durante el tiempo que estuvo en el campo antes de su lesión, no paraba de dar ordenes a sus compañeros. Roberto Amarilla jugó de central y dejó destellos de lo que era, un central muy contundente por abajo y arriba. Pese a estar falto de velocidad destacó en mayor medida que Bravo. Al igual que este, no paraba de dar indicaciones y corregir la posición de alguno de los suyos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *