Jorge Martín de San Pablo dirige a los suyos desde la banda. Foto: ElGoldeMadriz.

Jorge Martín: "Javi Bravo es el principal valedor de este proyecto"

Jorge Martín de San Pablo dirige a los suyos desde la banda. Foto: ElGoldeMadriz.

Después del empate ante la AD Torrejón, la RSD Alcalá no ha conseguido despegar todavía en el Grupo Norte. No obstante, el proyecto del club va más allá del primer equipo, y para conocerlo mejor hemos contactado con el técnico Jorge Martín de San Pablo, que ha sido una de las personas que más se ha implicado en su crecimiento. Él mismo nos habla del rendimiento de los suyos en en Tercera División, y también de la llegada de Javier Bravo, a quien define como un hombre trabajador y talentoso a partes iguales.

P: Cuéntanos, ¿qué valoración haces del partido contra la AD Torrejón? ¿Crees que fue justo el 0-0?

R: Yo creo que fue un partido como se esperaba, probablemente con más tensión que fútbol, y con muchísimas interrupciones. Creo que salimos bastante bien al partido con un par de llegadas importantes y no conseguimos materializarlas. Es verdad que luego ellos en el último tramo de la primera parte nos crearon algún problema, pero en la segunda parte sí creo que les dominamos y tuvimos una ocasión muy clara de Gonzalo que sacó a bocajarro su portero. El resultado refleja lo que se vio en el partido, dos equipos que se conocen y que saben cuáles son los defectos y las virtudes del rival.

P: La semana pasada hablé con Benítez y me decía que no os podíais quedar con que los árbitros no os estuviesen favoreciendo. Pero el miércoles en Las Veredillas, el colegiado no señaló un penalti a los dos minutos que reclamasteis con efusividad. ¿Crees que conviene alzar un poco la voz o es mejor asumir todas las decisiones?

R: Nosotros como entrenadores, como gente que nos dedicamos al fútbol profesional, tenemos que convivir con el error. Forma parte del fútbol. Evidentemente, igual que se equivocan los árbitros, se equivocan los entrenadores, los jugadores… Mi opinión sobre la jugada no vale porque no es objetiva. Yo estoy muy lejos y probablemente quien mejor lo viese fuese el árbitro, al que también quería felicitar porque era un chico súper joven que debutaba la categoría y el partido fue muy complicado. Si él interpretó que no hubo contacto, no podemos hacer nada más que respetar su decisión y seguir trabajando. Es verdad que llevamos una racha de decisiones arbitrales que no nos han favorecido porque nos han pitado muchos penaltis, pero entiendo que tenemos que intentar mejorar el trabajo en las áreas para que no ocurra nada que nos penalice. Tenemos que aceptar al árbitro como un elemento más del juego y deberíamos, por nuestra parte, ayudarles para que todo fuera más sencillo.

“pienso que debemos de generar más fútbol y jugar mejor

P: Algunos entrenadores, cuando atraviesan una racha de partidos en la que su equipo no gana pero está cerca, como ha sido vuestro caso, comentan que el problema es únicamente la falta de acierto. ¿Crees que en tu equipo también es así?

R: Yo entiendo el fútbol como la consecuencia de hacer una serie de cosas y creo que ha habido partidos en los que siendo mejor que el rival y generando más ocasiones, no hemos sido capaces de aprovecharlo. Entonces pienso que debemos de generar más fútbol y jugar mejor. A través de esa mejora y de intentar generar todavía más ocasiones durante los partidos, pues evidentemente llegará el gol. Pero son dinámicas y creo que en la mayoría de los empates hemos sido mejores que los rivales, por juego, por control del partido y por ocasiones. Pero eso no cuenta. Al final lo que vale es la puntería, y con un poquito más de acierto estaríamos mucho más arriba.

P: Revisando la clasificación he visto que sois el tercero que más empata de los 23 equipos que componen la Tercera División de Madrid. ¿Qué te dice ese dato? ¿No peca el Alcalá de ser demasiado conservador?

R: Yo lo veo desde otra perspectiva. Yo creo que los equipos que empatan son equipos que compiten y que compiten bien. Hay equipos que en un momento dado de los partidos se desconectan, dejan de competir y eso los lleva a perder partidos. En nuestro caso, si empatamos mucho es que estamos hasta el 94’ intentando sacar adelante los partidos y no nos conformamos con el punto. De hecho, nuestras alineaciones lo dicen todo. Estamos jugando con chicos con un potencial ofensivo indudable y con mucha gente por delante del balón. Sin embargo, los números dicen que somos el mejor equipo en defensa de la categoría. Es decir, en lo que deberíamos de ser buenos por los jugadores que tenemos, no lo somos. Creo que es una cuestión de trabajo, de mejorar. Yo como entrenador tengo que intentar sacar todavía más rendimiento a los chicos y a partir de ahí el equipo crecerá.

Sergio Nanclares
Sergio Nanclares maneja el balón ante la AD Unión Adarve, Foto: ElGoldeMadriz.

P: ¿No crees que, por lo conseguido en años anteriores, algunos integrantes de la plantilla no han asumido todavía que el Alcalá esté luchando por no descender y eso les genera presión?

R: De los años que llevo en el club sí que me gustaría diferenciar las dos primeras temporadas de la pasada y esta. Yo en las dos primeras temporadas llegué a un club sin ningún proyecto deportivo. Era un club sin ninguna dirección, a la deriva, y lo realmente difícil fue hacer lo que hicimos en la primera temporada en la que, con un equipo prácticamente nuevo, fuimos capaces de armar un bloque que jugó muy bien y que se metió entre los mejores de la categoría. Si hubiéramos tenido un poco más de fortuna estaríamos hablando de haber conseguido un objetivo poco probable para muchos cuando empezó la temporada, porque nadie pensaba que lo podríamos haber hecho. A mí me gustaría diferenciarlo porque, a partir de la temporada pasada, en el club hemos cogido un camino diferente. Ahora sí hay un proyecto y hay unos objetivos marcados. Y en cuanto a lo que dices de los jugadores, les hemos metido dentro del proyecto, para que trabajen en él y lo sientan como propio, porque son chicos que sienten muchos los colores del Alcalá, han sido canteranos y llevan mucho tiempo en el club. Probablemente esa responsabilidad que cargan sobre su espalda, que no les corresponde pero que la sienten como propia, en un momento dado les produzca miedo o les haga sentirse atenazados y ello provoque que no rindan al nivel que todo el mundo espera. Pero yo hablo con ellos y les digo que el único responsable en lo deportivo soy yo, y que tienen que estar tranquilos, jugar bien al fútbol y estar contentos de estar en un club como el Alcalá, al que estamos intentando prestigiar para que todos los jugadores de la Comunidad de Madrid quieran venir. Y eso es una responsabilidad que tenemos. Hablamos de que somos el club más representativo de Tercera División, casi centenario. Y el jugador del Alcalá tiene que convivir con ello, sino no puede jugar en un club como este.

P: De hecho, algunos que llevan varios años en el club como Benítez, Gonzalo o Nanclares son los que más partidos han disputado esta temporada. ¿Eres de los técnicos que aun en un mal momento mantiene la confianza en ‘los suyos’?

R: Si yo fuera solamente un entrenador, me quedaría con el resultado del domingo. Tendría una visión cortoplacista de las cosas e iría buscando el rendimiento más próximo a la competición. Aquí lo que está claro es que hay chicos que han demostrado su capacidad para jugar en Tercera División e incluso por encima de ella. Lo más importante es que son chicos muy implicados y metidos en el proyecto, que confían en lo que se está haciendo y que evidentemente tienen un plus en cuanto a la confianza que yo tengo depositada en ellos porque hasta la fecha nunca me han decepcionado. Ellos son los primeros que están tirando del carro, son los primeros que sienten las derrotas y los primeros que están arropándonos a todos cuando las cosas nos van mal. Son los líderes del vestuario y en ellos confiaré hasta el último día que esté en el club porque representan lo que es ser capitanes de un equipo como el Alcalá. Yo creo que a todos los entrenadores nos gustaría tener gente como la que has mencionado.

“Son los líderes del vestuario y en ellos confiaré hasta el último día que esté en el club”

P: Quien también mantiene la confianza, en este caso, es el presidente en ti. En las últimas semanas no ha corrido ningún rumor de que tu puesto peligrase.

R: Pienso que todo es consecuencia del camino que ha cogido el club. Yo en las dos primeras temporadas era el entrenador y estaba sujeto a los resultados. El primer año salió todo bien y el segundo fue un año duro. Cuando acabé el segundo año me senté con la dirección del club y le expliqué que en el fútbol yo entendía que, o mejoras con dinero, o lo haces a través de un proyecto deportivo. Y, evidentemente, que el proyecto deportivo tengas más o menos recursos no tiene que incidir en que modifiques tus ideas. Y ahí es donde yo creo que cambia todo, con la llegada de un líder como es Javier Bravo, que entra al club, coge las riendas y tiene claro que al Alcalá hay que llevarlo al lugar al que se merece y prestigiarlo con un proyecto deportivo. Y los proyectos deportivos necesitan tiempo. Los recursos económicos influyen en la velocidad de la consecución de los objetivos, te ayudan, pero lo más importante es que ahora hemos encontrado el camino de cómo hacer las cosas en el Alcalá. Hasta mi llegada todo eran proyectos económicos en los que se ponía dinero, se traían entrenadores y jugadores, y al año se iba todo el mundo y tocaba empezar de cero. Ahora lo que se intenta es, a través de lo deportivo, generarle recursos económicos al club y generárselos a la cantera, y que a partir de ahí construyamos un club mucho mejor del que nos encontramos nosotros. Por eso, cuando hablamos del proyecto, creo que no puede estar ligado al resultado de un domingo. Es verdad que en el fútbol las cosas funcionan así y hay proyectos en los que un día pierdes y ya no confías en él, y un día ganas y piensas que vas a ascender de categoría. Pero yo creo que lo importante es tener las cosas claras. Y lo principal es que las dos parcelas del club (cantera y primer equipo) se han unido gracias a la llegada de Javi Bravo, que es el que está tirando del carro. Nosotros estamos intentando mejorar en lo deportivo a un club que cuando nos lo encontramos estaba en una situación francamente mala.

Jorge Martín y Aarón
Jorge Martín y Aarón conversan en la zona técnica. Foto: ElGoldeMadriz.

P: La semana pasada leí a los compañeros de Grada Siete decir que un empresario estaba interesado en la compra del club. ¿Qué nos puedes contar sobre ello?

R: A mí son cosas que se me escapan porque entiendo que eso lo sabrá la propiedad. Nosotros al final estamos muy centrados en lo deportivo. Sí que es verdad que yo como director deportivo del club y al estar metido en el mundo del fútbol, en el último año y medio he recibido la llamada de gente preguntando si el club estaba en venta. Siempre hay algún rumor alrededor del Alcalá y yo creo que eso es bueno porque al final denota que es un club grande, histórico e importante que está vivo a pesar de la situación en la que nos lo encontramos. Pero nosotros lo que tenemos que hacer es intentar desarrollar todo lo que tenemos entre manos, desarrollar el plan de acción con el que empezamos a trabajar hace un año y medio de la mano de Javier. Noto que es un club que, a poco que le hagas cuatro cosas, tiene tirón. Y tenemos que intentar convertir al Alcalá, a través de nuestro trabajo en los próximos años, en un club referente en el Corredor del Henares. Sobre todo con un trabajo honesto y transparente. Creo que tenemos un problema de comunicación grave porque no somos capaces de explicar el proyecto o, si lo explicamos, lo explicamos muy mal, porque la gente tiene que entender lo que es Alcalá actualmente. Y entendiendo lo que es el Alcalá hoy, no tenemos que renunciar a conseguir los objetivos máximos de un club con su exigencia. Pero es verdad que estamos en un entorno muy competitivo y nosotros tomamos decisiones de ámbito deportivo que necesitan tiempo para recoger sus frutos. Por ejemplo, no es fácil después de la retirada de Juancho el papel y el trabajo que están haciendo dos porteros canteranos como los que tenemos, sin experiencia en la categoría y que están dando un rendimiento espectacular. A mí eso sí que me gustaría que la gente lo valorase, porque lo fácil hubiera sido traer un portero e invertir un dinero que no tenemos. Y estos chicos están representando el escudo del Alcalá y y lo están dignificando. Por no hablar de los chicos que nos vienen por abajo, como Héctor, el portero del Juvenil A con una proyección tremenda. Ese es el camino, ese es el proyecto.

P: ¿No sería más sencillo que el proyecto avanzase si ascendieseis a Segunda B?

R: Evidentemente necesitamos que el primer equipo vaya bien y necesitamos ponerlo arriba, pero no de cualquier manera, no hipotecando el club. A mí lo que me dice Javier Bravo me transmite confianza y él es el primero que confía en el proyecto. Es verdad que nos queda mucho trabajo por delante, muchas cosas que hacer, pero queremos llevar al Alcalá dónde se merece. Se necesita tiempo. Probablemente si a mí me han dado tiempo es porque están viendo que ahora hay un proyecto deportivo, que no sé si será el mejor, probablemente no, pero es un proyecto deportivo. Cosa que hace cuatro años el club deambulaba por la Tercera División sin ningún proyecto, ni económico, ni deportivo, ni social.

“Aquí se perdió una escuela municipal con muchísimos niños en edades tempranas, y eso fue un dolor para el club”

P: Todavía podéis pelear el playoff, y más teniendo en cuenta que en esta competición el 4º, el 5º y el 6º clasificado tienen opciones.

R: Nosotros trabajamos en esa línea. Yo creo que no estamos tan lejos porque se está viendo ahora al equipo competir contra el Adarve o contra equipos de un potencial económico más grande, jugando nosotros con chicos que están debutando en la categoría. Y, por ejemplo, el domingo pasado cualquiera que fuera a ‘El Val’ vería lo que hay. Yo llegué a un Val prácticamente derribado, sin grada, sin animación y con el césped mal. Ahora entras a ‘El Val’ y lo ves con sus butacas nuevas, con un equipo de chicos tuyos compitiendo contra una Adarve que te duplica el presupuesto y haciéndolo de tú a tú. Ese es el proyecto. Yo esta temporada he visto jugar al Juvenil A partidos a un ritmo alto y con chavales con un talento increíble, que eso no lo habíamos visto aquí, e incluso con gente de primer y segundo año. Eso es un proyecto deportivo. También la relación que tenemos con un club histórico como El Henares, que es formidable, sobre todo el cómo nos han abierto las puertas del club y cómo nos están tratando. También hemos sacado el fútbol femenino después de muchas intentonas, con dos equipos. Uno de ellos tiene muy buena pinta, pero es que el Infantil A ha mejorado una barbaridad y están jugando las niñas de forma increíble. Aquí se perdió una escuela municipal con muchísimos niños en edades tempranas, y eso fue un dolor para el club. Eso le hizo mucho daño al club. Te quita el alma, te quita el corazón de un club. Esa es la realidad del Alcalá, y eso es lo que no se dice.

Jorge Martín y Dani Alonso
Jorge Martín y Dani Alonso se dirigen hacia los banquillos. Foto: ElGoldeMadriz.

P: Por todo lo que comentas, parece que la mano de Javier Bravo se ha notado mucho en el pasado más reciente del club.

R: Pues sí. Yo llego al Alcalá y el entrenador anterior era Joselu, que yo creo que será el tío más del Alcalá del planeta, por lo que dice. ¿Por qué crees que se fue Joselu? Yo por ejemplo fui el capitán del Guadalajara en los años históricos del club y cuando lo descendieron por un tema administrativo me quedé ahí dos años en el peor momento de la historia del Guadalajara, estando destrozado, hasta que ya no pude aguantar. ¿Joselu por qué dejó el club? Porque era un club que estaba a la deriva, que no tenía solución. A él más que a nadie le tuvo que joder salir de su club, y se fue porque se veía venir lo que pasó. Y nadie contaba con que a los dos años aparecería un tío con la capacidad de trabajo y el talento de Javier Bravo, que lo está haciendo de manera altruista. Que se está rodeando de veteranos del Alcalá que vienen a trabajar de manera altruista y nos están ayudando una barbaridad. Fíjate ahora cómo ha cambiado la película. Javi lo tiene claro, nos apoya es el principal valedor de este proyecto y seguramente en momentos difíciles es el que más lo sostiene todo, así de claro. Yo como entrenador nunca voy a tener, en mi trayectoria no la he tenido y no creo que la vaya a tener nunca, a una persona tan preparada y con la visión que tiene Javi. Si hubiéramos tenido a Javi en el Guadalajara, el Guadalajara no hubiera bajado de categoría, pero lo tenemos ahora en el Alcalá y vamos a intentar aprovecharlo. ¿Qué pasa? Que necesitamos prestigio, necesitamos que el primer equipo vaya mejor, pero para ello no vamos a hipotecar el club, repito. Que le pregunten a los chavales cómo está el Alcalá a nivel de salarios. Si no somos los que más pagamos, pero sí tenemos unos medios alucinantes para entrenar. ¿Nos gustaría entrenar por las mañanas como profesionales? Claro, pero no tenemos recursos. Esa es la realidad del Alcalá. Ahora, ¿el objetivo del Alcalá? El máximo, ascender, no nos podemos esconder.

“nadie contaba con que a los dos años aparecería un tío con la capacidad de trabajo y el talento de Javier Bravo”

P: ¿Quieres decir que aquí hay jugadores que se han quedado ‘perdiendo dinero’?

R: Aquí hay chicos que se han quedado por compromiso al club, no por un tema económico. Tú me dirás si Nanclares no tiene mejores ofertas que la del Alcalá, o los Rafa, Beni o Gonzalo, que son chicos súper competitivos y competentes para la categoría. El problema es cómo conseguir las cosas. Hemos estado dos años a punto de obrar un milagro, y yo después de hacer dos playoff me podría haber plantado y decir “o me dais más dinero o yo magia no hago”, pero ¿por qué decido quedarme? porque llega una persona como Javi Bravo, inteligente, que ve las cosas y te dice “este es el camino, este es el proyecto”. El proyecto es el de la foto del otro día contra el Adarve. Ese es el Alcalá que me gustaría que la gente quisiera, pero antes la gente tiene que saber lo que ha pasado aquí durante años y lo que se está haciendo ahora, todo lo que hemos recogido.