Peter Lim junto a Anil Murthy en el palco de Stamford Bridge.

El ROI y el campanario del Álamo

Opinión

Peter Lim junto a Anil Murthy en el palco de Stamford Bridge.

Opinión

Como el tenista poco diestro que rompe la raqueta ante un 6-0 en contra, como el futbolista que maldice el césped tras un mal disparo y no a su falta de calidad, como el tirano norcoreano que ejecuta al mayordomo porque la sopa está algo fría, Peter Lim y sus acólitos van quemando etapas y destrozando familias, a medida que se hace patente su incapacidad de gestionar un Club al que, sin lugar a dudas, han cogido rechazo, odio, abyección y del que no quiere saber nada. Lees opiniones favorables, otras negativas, y alguna miserable desde el revanchismo, sobre el desmantelamiento del área de comunicación. Hagamos un análisis profesional, más allá de las personas, ¿es racional y lógica la postura de Meriton Holdings desde el punto de vista del fútbol profesional?

Desde 2016, incluyéndole a él y desde hace unos días a Joey Mathias Lim, Murthy y Anil han tenido -Meriton- cinco directores de comunicación y una agencia inglesa prestigiosa que les daba apoyo. Anil Kumar Murthy ha despedido a 12 trabajadores de comunicación -a esta hora- desde 2017. Desde 2012, el Real Madrid, el Villarreal, el Atlético de Madrid, el Sevilla y el Betis no han cambiado de Director de Comunicación. Mejores o peores temporadas de todos, pero con una diferencia con Meriton: han tenido presidentes con la valentía de admitir errores y de no vivir en una mentira perpetua. Normalmente, la crítica justa nace y crece por los errores de gestión, no de comunicación. La opinión no destruye, erosiona, la que derriba dictaduras es la información y los hechos.

Peter Lim y sus acólitos van quemando etapas y destrozando familias… han despedido a 12 trabajadores de comunicación

En una sociedad democrática, la verdad se abre paso, libre como agua entre rocas. El periodismo puede que sufra, pero no está muerto. Construir la comunicación alrededor de la falacia singapuresa de que los medios deben publicar lo que ellos dicten es un error conceptual, basado en una cultura antidemocrática que, no olvidemos, es la de su próspero país. Construir tu mensaje alrededor de un VCF Media oficial, un batzine en español, no satisfará a ningún aficionado, porque incluso sus escasos defensores, subidos aún en una burra tan coja como obstinada, necesitarán antes portavoces externos a sueldo -siempre los habrá dispuestos- antes que un Pravda a la valenciana. No olvidemos que Singapur ocupa la posición número 158 del mundo en libertad de prensa, según reporteros sin fronteras. 158 de 180.

Los medios propios deben ser un apoyo, una herramienta al servicio de una estrategia, para que se explique la gestión de asuntos que no tienen espacio o la atención de los grandes medios: producir contenidos audiovisuales para patrocinadores, branded content, actividades RSC, Fundación, Cantera, peñas, ex-jugadores, historia, efemérides y, en su momento, la radio oficial para hacer un gesto de proteger el valenciano cuando cerró RTVV.

Construir comunicación alrededor de la falacia singapuresa de lo que los medios deben publicar lo que ellos dicten es un error conceptual

El Valencia y todos los clubes de LaLiga o de cualquier Liga profesional tienen aficionados que necesitan alimentar su pasión con información constante. El producto del fútbol es esa pasión. Además, los abonados demandan información de servicio, los patrocinadores que pagan por salir en medios y vincularse a sentimientos positivos también necesitan retorno en inversión (ROI) en medios, medible y cuantificable también en calidad. El ROI es la correlación entre tu inversión como sponsor y lo que te hubiera costado invertir ese mismo dinero en los medios para tu branding. El ROI más alto, mayor éxito. El del Valencia está por los suelos y no cae más por el trabajo titánico de los empleados.

Entrenamiento Valencia CF
Los jugadores del Valencia CF entrenando en Paterna la pasada temporada. / Foto: Valencia CF.

Si Caixabank paga al Valencia, necesita una marca de club con reputación para que la gente vaya al banco a depositar dinero, no para que le coja odio por colaboracionista. ¿Qué piensan Puma, Bwin, Amstel? Yo se lo digo: si pudieran rescindirían sus contratos hoy. Si se quiere ir el entrenador y los jugadores no respetan al Club ni a su Presidente…

Si Puma, Bwin o Amstel pudieran, rescindirían sus contratos de publicidad hoy

Cualquier institución pública, además, necesita una política de transparencia -por ley, incluso- con sus accionistas, necesita atender con diligencia -so pena de sanción económica- a los medios con contenidos que pagan millonarias cantidades por los derechos de televisión. Un departamento de comunicación, en resumen, no es el NODO de un hindú despechado, no es el juguete de un Goebbels, es un escaparate de tu empresa, de tu tienda. Necesitas tenerlo arreglado, limpio y mostrando tu producto, es la gran herramienta de atracción de ingresos, capital para el área comercial. sin una buena comunicación, caen los ingresos y afectará a todo el Club. Es un castillo de naipes.

Mucho era esperar este análisis o entendimiento profesional de la tropa asiática del Bar Penalty. Con Kim Koh acariciando su gato y haciendo el gesto de la guillotina, Anil y Joey, ambos con la misma calidad profesional y humana hasta la fecha, han dinamitado los puentes, han subido el levadizo y dan pasos atrás hacia la ciudadela. Corren intentando demostrar fortaleza y determinación, en su ocaso, pero ya están en los últimos pasillos interiores de su búnker berlinés. No temen nada, pero están dispuestos a quemar su rancho de Waco antes que admitir los errores, aunque lo quemarán desde el 747 de Singapore Airlines, a distancia, no con ellos dentro.

Un departamento de comunicación no es NODO de un hindú despechado, no es el Pravda de un Stalin singapurense, es un escaparate de tu empresa

Son débiles y están solos. Atrás y más atrás, dan pasos hacia un rincón, como en el Álamo, espalda con espalda en el campanario, disparando al bulto, a propios y ajenos, rodeados de trabajadores sacrificables, que sufren, presos del miedo y la angustia de ver caer a compañeros, pero que aún se tapan con la manta de la necesidad, tan verdadera como inútil en la hora final.

PD: Hay miedo en las oficinas del Club de un ERE que signifique una reducción drástica de empleos, signo inequívoco de una poda de gastos, de empequeñecimiento programado, destinada a adecentar un cuaderno de venta. Sólo el tiempo lo dirá porque, ya saben ustedes, si Anil Kumar lo desmiente….