Jorge Valdano charlando con Cappa y Dertycia. / Foto: El Dorsal.

Jorge Valdano y Michael Robinson

Opinión

Jorge Valdano charlando con Cappa y Dertycia. / Foto: El Dorsal.

Opinión

El 19 de abril de 1992 debutó Jorge Valdano como entrenador del Club Deportivo Tenerife, sustituyendo a Jorge Solari en el banquillo blanquiazul de cara a las últimas ocho jornadas del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, ocho jornadas que difícilmente ningún tinerfeñista olvidará porque en esa tramo final de la competición la escuadra chicharrera fue protagonista de una gran remontada en la clasificación, logrando una muy celebrada permanencia tras vencer al Valencia, al Barcelona, al Sevilla y, sobre todo, en la última fecha del torneo al mismísimo Real Madrid, en aquel histórico 3-2 del Heliodoro Rodríguez López que haría que esa temporada el título de campeón de Liga cambiase de manos en una de esas increíbles piruetas futbolísticas que dejaron a los blancos sin un trofeo que ya parecía suyo pero que finalmente fue a parar a las vitrinas blaugranas.

Tras haberse retirado de la práctica activa del fútbol, Jorge Valdano ejercía como comentarista de la Cadena Ser y de Canal Plus. Unas semanas antes de sentarse en el banquillo del Tenerife, cuando se encontraba en Turín para comentar un Torino-Real Madrid de Copa de la UEFA, le llamé a instancias del entonces presidente del club insular, Javier Pérez, para saber si él estaría dispuesto a sentarse en el banquillo tinerfeñista: dicho y hecho. Comentó aquel partido y en pocos días ya estaba cerrando su contrato con el propio Javier Pérez y Santiago Llorente en la isla, donde prolongaría su estancia hasta finales de la campaña 1993-94.

Llamé a Jorge Valdano, a instancias del presidente Javier Pérez, para saber si él estaría dispuesto a sentarse en el banquillo del Tenerife

Jorge Valdano, junto a Ángel Cappa, protagonizarían días de gloria en Tenerife. Pero también darían pie a otra de esas grandes historias que unen al fútbol con los medios de comunicación: la historia de Michael Robinson.

michael robinson carlos martinez
Michael Robinson junto a su inseparable Carlos Martínez en sus inicios como comentarista. / Foto: Cadena Ser.

Tras su carrera futbolística en las islas británicas, jalonada con una Copa de Europa en las filas del Liverpool, Robinson se vino a España para jugar en Osasuna, pero una lesión le hizo abandonar la práctica activa del deporte en 1989. Al cabo del tiempo Televisión Española le fichó como comentarista y de ahí el enorme olfato periodístico de Alfredo Relaño le llevó a la Cadena Ser y a Canal Plus… Pues bien, el deseo de Jorge Valdano de convertirse en entrenador le abrió las puertas a ‘Robin’ del programa ‘El Día Después’, que en su primera temporada había contado con la presentación de Nacho Lewin y el análisis del hispano-argentino. El mentado Alfredo Relaño lo tuvo claro y aquella vacante fue ocupada por el reinventado Michael Robinson, que se destapó como un comunicador excepcional y se mantuvo en ese programa desde que debutó en la segunda temporada hasta su cancelación en 2005.

El deseo de Valdano de ser entrenador le abrió las puertas a Robinson del programa ‘El Día Después’

Y por supuesto, Valdano y Robinson coincidieron en aquellos memorables finales de Liga del Heliodoro Rodríguez López. 2 Ligas que parecían blancas y que se convirtieron en azulgranas. Con Jorge Valdano en un banquillo, el del Tenerife, y Michael Robinson, junto a su inseparable Carlos Martínez, contándolo para la televisión.

Historias del fútbol, de la comunicación, de la vida…