Manolo Martínez, entrenador del Yugo Socuéllamos esta temporada. Yugo UD Socuéllamos

Cómo luchar contra gigantes

Opinión

Manolo Martínez, entrenador del Yugo Socuéllamos esta temporada. Yugo UD Socuéllamos

Opinión

No ha comenzado bien el curso para los representantes castellano manchegos en Segunda B. Cierto es que el nivel esta temporada en la categoría de bronce del fútbol español dista mucho del de otras campañas, con históricos como Badajoz, Extremadura o Melilla definiendo proyectos casi de otra categoría en el subgrupo B del Grupo V.

Y claro, humildes de la ‘otra’ categoría tienen como fin el sufrimiento. Si ya es difícil competir de manera habitual en Segunda B imagínense hacerlo con proyectos como los de entidades históricas del balompié nacional. El CP Villarrobledo, Villarrubia o Socuéllamos tienen que competir contra otros que se están dejando ‘la pasta’ de entidades, proyectos y ciudades que buscan dar el salto cualitativo que está por venir como consecuencia del Covid y la regeneración de la RFEF.

8 PUNTOS SUMAN ENTRE VILLARROBLEDO, VILLARRUBIA Y SOCUÉLLAMOS TRAS CINCO JORNADAS. BAGAJE MUY POBRE ENTRE PROYECTOS A GOLPE DE TALONARIO. LOS MANCHEGOS TENDRÁN QUE LUCHAR MÁS Y MEJOR PARA DEFENDER SU PLAZA.

Sin embargo no ha comenzado bien el curso para los intereses manchegos. Objetivamente la realidad es la que es y último, penúltimo y antepenúltimo son equipos de Castilla-La Mancha. Es decir, el subgrupo B lo cierran tres de los cuatro representantes de la región. Casi nada para un momento así en el que la inestabilidad social y económica define un escenario atípico y con numerosos miedos por lo inestable del momento.

Aun con todo, los equipos manchegos siempre han luchado por estar donde están aquí y ahora. Queda por tanto seguir luchando para defender la plaza y continuar con lo que ya es un honor como el de competir contra grandes clubes, donde incluyo también al CF Talavera, el otro representante de la región y que de la mano de la nueva propiedad está cuajando un aceptable inicio liguero y en el que las expectativas son todavía más altas.

Fuerza y suerte a partes iguales para los equipos que representan con orgullo a La Mancha, a sus fieles y a todos aquellos que apuestan por el fútbol en nuestra casa. Son momentos difíciles pero a buen seguro que con los dos elementos anteriormente citados nos dejan en los meses de primavera los frutos deseados.