La defensa del Subiza en un encuentro ante el Valle de Egüés. FOTO: Valle de Egüés

¿Hasta cuándo pueden aguantar los clubes?

Opinión

La defensa del Subiza en un encuentro ante el Valle de Egüés. FOTO: Valle de Egüés

Opinión

Una de las principales incógnitas que rondan a los clubes en tiempos de pandemia es si van a poder hacer frente a nivel económico a esta situación. Está claro que los equipos de 2ªB no tendrán ningún problema, pero en 3ª División en Navarra hay casos y casos. Los equipos cada vez tienen más incógnitas al no haber público, pero no solo del público viven sus principales fuentes de ingresos, si no también los gastos.

El Programa Impulso 23 es una sistema de ayudas de la RFEF a los clubes de fútbol de la Tercera División, muchos de ellos con esa financiación puede pasar el año. La cuestión es que ahora mismo los clubes necesitan liquidez, hasta que reciban la cantidad completa del Impulso 23, y esa liquidez se conseguía a través de los ingresos en el día a día.

Zabaleta uno de los capitanes de San Juan. Foto: Web AD San Juan

Con la práctica totalidad de todos ellos sin ingresos por los abonos, ya que hay algunos clubes que han pedido a sus socios pese a no saber cuándo podrán ingresar a los terrenos de juego esos esfuerzos.

El equipo de tercera la punta del iceberg

La cuestión es que muchos de los equipos de 3ª División, su equipo en esta categoría tan solo es la punta del iceberg y supone un pilar fundamental para el mantenimiento de sus estructuras en categorías inferiores.

Unas categorías inferiores que no han podido entrenar de manera total hasta hace apenas dos semanas. Esto ha supuesto al no haber competición que muchas de los clubes no pasen el cobro de la cuota de participación de manera íntegra, con lo que los ingresos también se han visto reducidos.

El hecho de que para entrenar aunque fuera de forma parcial, los clubes hayan tenido que pagar la cuota de mutualidad ha supuesto también un desembolso importante a nivel económico para los clubes sin poder revertirlo de otra manera.

Es por ello, por lo que algunos sueldos de entrenadores, personal del club o gastos en los jugadores (gasolina, dietas…) puedan quedar en entredicho hasta que la situación no se aclare.

La pregunta que lanzamos en Golsmedia es clara, ¿hasta cuándo podrán los clubes aguantar esta situación? Dudas hay muchas y respuestas pocas, pero a buen seguro que tanto Federación Navarra de Fútbol como el Instituto Navarro del Deporte intentan encontrar una solución que haga vislumbrar el final del camino de la incertidumbre.