Bryan Gil en el último partido de la SD Eibar ante el Real Betis. Foto: SD Eibar.

Mendilibar tiene nuevo ratón

Opinión

Bryan Gil en el último partido de la SD Eibar ante el Real Betis. Foto: SD Eibar.

Opinión

¡Ha nacido! Hoy comienzo con una expresión que se ha hecho viral entre los seguidores de Tiempo de Juego, y que fue creada por el talento para la anticipación intelectual del inigualable Tomás Guash. Bryan Gil es la nueva versión del «ratón verde colorau» de José Luis Mendilibar. El técnico de Zaldivar utilizó esta frase para describir las habilidades del que hasta la temporada pasada era su gambeteador de confianza, Fabián Orellana. «No sabes cómo pillarle. Si tiene el día malo es un cabroncete. Le tienes que entender porque si no te puede mandar a tomar por saco y entonces es peor porque le pierdes», comentó después de un partido brillante del chileno.

“Lo que hace Bryan Gil es envolver en el saco a sus rivales y dejarles sin luz durante varios minutos”

Bryan Gil es una actualización mejorada. Como cuando te salta una notificación en el teléfono, la pulsas, reinicias y parece que te has comprado un dispositivo nuevo. No tiene días malos. Y ni mucho menos te manda a tomar por saco. Lo que hace Bryan Gil es envolver en el saco a sus rivales y dejarles sin luz durante varios minutos. Ojo, hablamos de un muchacho que hace menos de año y medio no podía votar. Tiene 19 años… Y está por ver de qué será capaz cuando Ipurua abra sus puertas y el pueblo le aliente rugiendo desde la grada. Me huele a flechazo porque al público armero le enamoran este tipo de futbolistas: valientes, capacitados y sacrificados.

Su estampa ante el Betis en el tiempo de prolongación lo dice todo: El Eibar ganaba 0-2 después de un excelente partido colectivo. Él, a lo suyo, taladrando el costado izquierdo como si no hubiese un mañana. Exhalando vapor por la boca como un locomotora Beyer. Con la melena milenial empapada en sudor y pegada al rostro como cuando sales del agua con un alga incrustada a la testa. Sus ojos, caídos y entregados, me recuerdan al malo de Ghost, Vincent Schiavelli. Ese personaje que enseña a Patrick Swayze a traspasar paredes. Pues eso es lo que hace Bryan Gil, atravesar superficies, pero en movimiento.

Bryan Gil en un entrenamiento con el Eibar esta temporada. Foto: SD Eibar.

Lo que sí queda meridianamente claro es que Eibar se ha convertido en una de las mejores academias para formar a futbolistas. ‘Donatello’ Mendilibar los esculpe de arriba a abajo y de abajo a arriba. Pero sobre todo, hace un gran trabajo en la azotea. Les ordena los muebles y les enseña cómo pueden rendir al máximo nivel. Los ejemplos se me caen de los bolsillos: Joan Jordán, Pedro León, Iván Ramis, Fabián Orellana, Ander Capa, Cote, Rubén Peña…

Si Bryan Gil cursa con éxito el Master Mendilibar no tengo duda de que opositará para grandes metas. Y hasta la del Sevilla se me queda corta. Porque un destrozador de cinturas, un especialista en generar superioridad numérica vale mucha pasta. Los sabe bien Monchi, al que los ojos le están haciendo chiribitas cada vez que conecta el televisor (y la radio, por supuesto) para ver en escena a su ratón verde colorau. Un futbolista que nació en Hospitalet, se crió en Barbate y juega en Eibar. Chúpate esa.