Entrenamiento navideño del Tenerife. / Foto: CD Tenerife.

Por un 2021 mejor

Opinión

Entrenamiento navideño del Tenerife. / Foto: CD Tenerife.

Opinión

Nos deja 2020, el año de la pandemia que cambió el mundo y modificó nuestro día a día. Confinados tres meses, con el deporte parado, hubo momentos de preocupación y tristeza. Pero la vida sigue, aun con pérdidas irreparables, y a (casi) todo nos adaptamos. Tal es la capacidad del ser humano y tal es el potencial del mundo del deporte.

Para el CD Tenerife la actividad se detuvo cuando la reacción de enero tocaba a su fin. Candidato serio al descenso a Segunda B, a la vuelta del parón navideño el equipo reaccionó en un mes fulgurante para recuperar sensaciones en Liga e ilusionar en la Copa del Rey. Aquel partido contra el Athletic, resuelto en los penaltis después de 120 minutos y un empate a tres, nos devolvió una imagen que añorábamos entonces y todavía más en este momento: el Heliodoro Rodríguez López casi lleno.

Después de ganar, no sin dificultad a la Ponferradina a principios de marzo, llegó el parón de tres meses. A la vuelta se transformaron los blanquiazules en un candidato al play-off. Lo hicieron ganando en Santander, Cádiz y Almería. Pero cuando mejor lo tenían llegaron los tropiezos en casa contra Deportivo, Zaragoza y Lugo. El intento quedó en nada y, después de caer en Soria en el epílogo liguero, Rubén Baraja anunció su salida voluntaria.

A la vuelta del confinamiento el Tenerife se transformó en un candidato al play-off, pero el intento quedó en nada

El plan no le salió bien al técnico vallisoletano, ya destituido en el Zaragoza, pero al Tenerife tampoco su sustitución. De momento, después de 19 jornadas lleva dos entrenadores (Fran Fernández y Luis Miguel Ramis) sin que se observe ese equipo competitivo y aspirante que anhelaba la afición en verano. Con fichajes que han rendido muy por debajo de las expectativas, efectivos tan importantes como Luis Pérez, Luis Milla, Dani Gómez y hasta Malbasic no han tenido un sustituto a la altura.

La victoria reciente ante el Girona permite cerrar este 2020 con otro ánimo, aunque sea lejos de los puestos deseados. Está por ver que esta reacción sea sólida y que Ramis haya dado con la fórmula. También lo que Juan Carlos Cordero pueda hacer en el mercado de invierno. Pero 2021 debe devolvernos al menos el orgullo de ver competir al Tenerife en cada partido.

El triunfo ante el Girona permite cerrar el 2020 con otro ánimo… Falta por ver si Ramis ha logrado dar con la fórmula

Será también el año de la renovación del consejo de administración. Pase lo que pase, el resultado debería reducir los decibelios del siempre convulso y nada favorable entorno blanquiazul. Aunque la mejor manera de lograrlo sea justo con lo que ahora falta: victorias.

¡Feliz 2021 a todos!