Gran ambiente en el entrenamiento del Tenerife. / Foto: CD Tenerife.

Cinco de cinco

Opinión

Gran ambiente en el entrenamiento del Tenerife. / Foto: CD Tenerife.

Opinión

Ya no son cuatro, sino cinco las victorias consecutivas que han cambiado drásticamente el rumbo de un Tenerife que desde que consiguió derrotar al Girona en el último partido liguero de 2020 ha protagonizado una magnífica racha de resultados que le han servido para recuperar confianza, para mejorar su clasificación en la Liga y, además, para alcanzar los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, donde se jugará el pase a la ronda de octavos con el Villarreal, uno de los equipos que actualmente se encuentra en mejor forma del fútbol español.

De esos cinco triunfos, los tres conquistados en la Liga han servido para que los pupilos de Luis Miguel Ramis sumen 9 puntos de una tacada y, en consecuencia, les ha permitido finalizar la primera vuelta con 26, mejorando sustancialmente los pobres datos que se habían venido acumulando en las primeras 18 jornadas.

Base fundamental para este drástico cambio de rumbo ha sido la ostensible mejoría de la consistencia defensiva de los blanquiazules, que han destacado muchísimo en esta faceta, hasta el punto de que en todas y cada una de las victorias, tanto en la Liga como en la Copa, no han recibido ni un solo gol, dato realmente significativo, más aún si atendemos al dato de que tres de esos cinco encuentros ganados por los tinerfeñistas se jugaron lejos del Heliodoro Rodríguez López.

El Tenerife no solo ha ganado cinco partidos consecutivos sino que no ha encajado ni un solo gol

Ahora llegará una fase del calendario menos intensiva, al menos en estas dos próximas semanas, y lo más inmediato será el duelo copero con el Villarreal de Unai Emeri, concretamente el próximo domingo, 17 de enero.

Evidentemente, ‘el submarino amarillo’ es favorito para pasar de ronda y alcanzar los octavos de final, pero tal y como ha cambiado el Tenerife, que ya la temporada anterior protagonizó éxitos importantes en este torneo, no es descartable la sorpresa, máxime cuando la eliminatoria se jugará a partido único y, además, se jugará en el terreno de juego de la santacrucera calle de San Sebastián, lo que no deja de ser una pequeña ventaja para los locales, haya público o no.

Los aficionados tinerfeñistas sueñan ahora con una campanada en Copa ante el Villarreal 

En estos tiempos de cambios tan radicales, con una pandemia mundial que sigue sin poder ser controlada de momento (aunque al menos la aparición de varias vacunas nos da un gran margen para la esperanza) y, más recientemente, con nevadas que no se recordaban en décadas, sobre todo en Madrid, los seres humanos necesitamos alegrías que nos permitan sobrellevar mejor tanto sobresalto.

Y aunque el fútbol no deja de ser un juego, es evidente que mejor que gane tu equipo que lo contrario. De eso, precisamente, no se pueden quejar los tinerfeñistas en estas últimas semanas. Y, ya puestos, no son pocos los seguidores blanquiazules que se muestran ilusionados con una campanada copera de los suyos. Soñar no cuesta nada.