El FC Barcelona celebra el título de la Copa de la Reina. Foto: FC Barcelona.

Un Barça imparable

Opinión

El FC Barcelona celebra el título de la Copa de la Reina. Foto: FC Barcelona.

Opinión

Nueve meses después de cuando debiera, la final de la Copa de la Reina 19/20 se jugó por fin en La Rosaleda. Más de nueve meses después, el Barcelona volvió a levantar un título en un terreno de juego tras ganar al EDF Logroño 3-0 con los goles de Alexia Putellas de penalti, Aitana Bonmatí, nombrada MVP del partido, y Jenni Hermoso.

“Si ya es complicado ganar al Barcelona, imagínate hacerlo cuando viene con el orgullo herido por caer en la Supercopa”

Si ya es complicado ganar al Barcelona, imagínate hacerlo cuando viene con el orgullo herido por caer en la Supercopa, el primer título de la temporada, y ha tenido nueve meses para rumiar un triplete en la 19/20 que las convirtiera en el equipo que más títulos ha levantado en la historia de nuestro fútbol femenino: 13. Esta Copa que levantó en Málaga supone la séptima Copa de la Reina que las jugadoras brindan a su afición a la que, como bien dijo Lluis Cortés, “estamos mal acostumbrando”.

FCB Femení Copa del Rey
Imagen de la capitana del FC Barcelona levantando el título. Foto: FC Barcelona.

El Barça juega a otra cosa. Bien es cierto que les costó desarmar el planteamiento del Logroño en los primeros minutos y abrieron la lata más tarde de lo habitual y fue con un penalti, pero todo quedó resuelto en un par de minutos con un par de goles. Hasta ahí llegó la hazaña del EDF Logroño en la Copa.

Una hazaña que merece ser subrayada porque el equipo de Javier Moncayo se plantó en la final tras eliminar a Espanyol, Betis y Athletic Club en los penaltis. Y qué bien se plantó. Pamela Tajonar se erigió como un muro inquebrantable durante 40 minutos salvando a su equipo hasta que el objetivo se volvió insostenible. Pero tuvo que ser con un penalti.

“en el destino estaba escrito que, una vez más, el nombre del gol fuera el de Alexia Putellas”

Patri Guijarro lo intentó desde todos los ángulos posibles de cerca y de lejos, sobre todo de lejos, pero se fue al banquillo sin su gol porque en el destino estaba escrito que, una vez más, el nombre del gol fuera el de Alexia Putellas.

Aitana Bonmatí también escribió el suyo en mayúsculas con un golazo en el minutos 43, para seguir constatando que es lo suficientemente paciente como para esperar su momento en el banquillo, y lo suficientemente buena como para demostrarlo cada vez que le dan la oportunidad. Esa “esa loca bajita” que te pone patas arriba el centro del campo, no deja de morder en ataque desde segunda línea y no se rinde hasta el final.

Graham y Hermoso
Graham y Hermoso se abrazan para celebrar un gol. Foto: FC Barcelona.

Y Jenni… de Jenni ya se ha dicho todo. Jugadora diferencial, necesaria y decisiva. Ojalá por muchos años más.

El Barça es prácticamente imparable con y sin Oshoala y eso que, me vais a permitir opinar, para mí es mejor equipo con la nigeriana en el terreno de juego. Pero también ha demostrado que es mortal, que las azulgranas son humanas y que hay ciertos planteamientos que ponen sobre la mesa los puntos débiles que también tienen. También está bien ver la ‘cara B’ par que no todo el pescado esté vendido desde el primer minuto.

Enhorabuena al Barça, gracias por honrar al fútbol y honores para el Logroño que aguantó estoico ante un equipo que, hoy por hoy, no tiene techo.