Foto: FC Barcelona.

Messi cerrando bocas, otra vez

Opinión

Foto: FC Barcelona.

Opinión

Messi está enfadado, Messi está en declive, Messi ya no piensa en el Barcelona, Messi ya no siente la camiseta, Messi está donde no quiere estar, pero mira por donde, el argentino está ahora recuperando su mejor versión. Y, o mucho cambia la historia o el rosarino acaba la temporada con otro trofeo Pichichi y con otra bota de oro.
El argentino llega en el momento perfecto para afrontar la eliminatoria ante el PSG. Con el tono físico, con el punto de mira calibrado y con sensación de que poco a poco va recuperando la felicidad. esa sonrisa que desapareció de cuajo tras el famoso burofax, ha vuelto. El sábado le vimos sonreír, preocuparse por los jóvenes y corregir a los compañeros. Le vimos en modo capitán y esa es sin duda la mejor noticia para el Barcelona de cara al partido de champions.

“Messi quédate, esa debería ser la gran prioridad del Barça, convencer a Messi de que en ningún sitio estará mejor que en casa”

Efecto Koeman. A Ronald Koeman además de valorarle lo que está haciendo con este equipo, hay que darle las gracias por haber aceptado el reto de entrenar al Barcelona más ruinoso de los últimos 20 años, con una crisis deportiva, económica y social sin precedentes. Pase lo que pase hasta final de temporada, merece seguir. Además es el máximo representante del club, a la espera de conocer el nombre del próximo presidente. Es un entrenador de club que defiende a los suyos sin miedo al qué dirán. Seguimos en el barco de Koeman (que parece mejor barco y más resistente que el de Setién).

Koeman FC Barcelona
Imagen de Koeman en la llegada del FC Barcelona a Madrid. Foto: FC Barcelona

Neymar. Una pena no poder ver al brasileño otra vez en el Camp Nou. Jugadores de su calidad y talento deberían estar siempre en estas rondas finales de la champions. Y no jugará ante su ex-equipo (el club de sus amores) porque le han lesionado, otra vez. Neymar es el jugador que más entradas violentas recibe a lo largo de la temporada. Si bien Messi y CR7 reciben muchos palos, lo de Neymar es incomparable. Las entradas que sufre el brasileño son con intención de hacerle daño, no para frenar la jugada en cuestión, sino para lesionar. Cada partido de Neymar acaba con tres entradas criminales que serían roja directa en cualquier país menos en Francia, donde no se protege a las estrellas. Salvo que seas un apasionado del fútbol internacional, la LIgue 1 no le interesa a nadie. Un Dijon contra el Sochaux tiene que ser tan divertido como cambiar las fundas nórdicas de casa, un “tostón” de mucho cuidado. Pero si juega Neymar muchos lo vemos, porque el brasileño es el gran atractivo de esa liga, con lo cual no se entiende tan poca protección para la gran estrella del campeonato. 

Messi quédate. Esa debería ser la gran prioridad del Barcelona, convencer a Messi de que en ningún sitio estará mejor que en casa. Convencerle que con los Pedri, Griezmann, Dembelé, Ansu y un par de retoques se puede competir aquí y en Europa. El dinero no será problema porque le sobra, así que los precandidatos deben articular los mecanismos necesarios para crear un habitat económico y deportivo donde Messi se sienta agusto. Siempre será mejor reconstruir el equipo con Messi que sin Messi. 

PD: Messi se tiene que quedar si o si en Can Barça. O los socios le hacen un bizzum simbólico de 20 euros por barba o conseguimos que le rebajen la tributación, no hay otra,  pero Messi por el bien de la Liga, del Barcelona y del fútbol en general se tiene que quedar y retirar en Barcelona. Las leyendas no se mueven de la plaza donde se hicieron grandes.