Casemiro celebra su gol ante el Real Valladolid. Foto: Real Madrid CF.

Hay Liga... ¡Y hay Champions!

Opinión

Casemiro celebra su gol ante el Real Valladolid. Foto: Real Madrid CF.

Opinión

Hace dos semanas parecía impensable. Ni el merengue más forofo daba opciones al campeonato. Dudaba hasta Zidane. Quizás por eso explotó en la rueda de prensa previa al Huesca. El Mr. andaba dolido y rabioso a partes iguales. Pegó un puñetazo en la mesa y dejó un mensaje en clave a su plantilla entre tanta reivindicación: Estamos solos contra TODOS, nos quieren ver caer… ¿De verdad no vais a hacer nada? Pura acción-reacción. Desde entonces cuatro victorias consecutivas. Una remontada y tres puertas a cero. Cuando no se te caen los goles, echar el candado a la portería es el camino más corto hacia el éxito. Y sino me creen, repasen la Liga pasada.

“Cuando no se te caen los goles, echar el candado a la portería es el camino más corto hacia el éxito”

Luis Suárez
Luis Suárez golpe el balón ante la presencia de Duarte. Foto: Atlético de Madrid.

DE TIBURÓN A PSICOSIS

El pasado miércoles tras el primer pinchazo del “Atleti” frente al Levante recordé en DIRECTV el cartel de la película Tiburón. No hay ejemplo gráfico mejor para explicar lo que está pasando. Ese escualo, esa bestia de la naturaleza que asciende cual torpedo con sus fauces abiertas es el Real Madrid. Y sí, lo han adivinado. La chavala que nada en la superficie ajena a todo mal es el Atleti. Aunque cada día que pasa es más consciente del infortunio que le acecha. Tanto es así que los colchoneros han cambiado de filme en “opciones” con la mala suerte de que les ha salido Psicosis. La historia de un ser atormentado que no encuentra forma humana de librarse de sus demonios y afrontar la realidad. Siempre se repite la misma pauta. El maligno al Atleti se le presenta en clave Real Madrid.

“esa bestia de la naturaleza que asciende cual torpedo con sus fauces abiertas es el Real Madrid”

EL FACTOR CASEMIRO

Nueve bajas son muchas. Una barbaridad. Y no parece que la enfermería se vaya a vaciar de cara a la Champions. Así que ya saben lo que toca. Agarrarse a los que están sanos. Yo si colgara de un edificio de 200 metros tendría claro de quien me sujetaría: Carlos Henrique Casemiro. Al principio nos vendieron que “solo” era el equilibrio. El pegamento que mantenía unido al ataque y la defensa blanca. Con el tiempo el brasileño ha demostrado que es mucho más. Goleador habitual (incluso en finales de Copa de Europa), asistente de lujo en momentos clave (Monchengladbach y Huesca como ejemplos más cercanos) y una auténtica máquina a balón parado y “barriendo” el medio campo. Sé que no me soltarás, “Case”. En ti confío.

Gasperini Atalanta
Gasperini dirigiendo al Atalanta B.C. Foto: Atalanta B.C.

A BÉRGAMO CON ILUSIÓN

¿Vieron ayer al Atalanta? Más de lo mismo. Los de Gasperini son un auténtico primor en ataque y un drama en defensa. No les tengo miedo. Y les diré por qué. Al Madrid le van mejor los equipos que van “a tumba abierta” y piensan más en atacar que en defender. Si además la defensa blanca sigue inspirada se cierra la cuadratura del círculo. Sin Ramos, sin Hazard, sin Benzema y sin otros seis más. De acuerdo. Pero con una ilusión desbordante para viajar a Bérgamo y energías renovadas. Porque ahora sí, los de ZZ se lo creen: Hay Liga… ¡Y hay Champions!