Koundé es perseguido por Messi en el partido de liga. / Foto: Sevilla FC.

A atacar a Barcelona

Opinión

Koundé es perseguido por Messi en el partido de liga. / Foto: Sevilla FC.

Opinión

El Sevilla afronta en horas el partido más importante de la temporada. El partido que le puede dar opción a jugar una final de la Copa del Rey, es decir, está ante la posibilidad de asaltar, en poco más de un mes, un título que se le resiste desde hace once años. De nada sirve seguir pensando en lo que ocurrió el sábado en el partido de liga. El Sevilla cometió muchos errores, diría más, parecía un partido molesto en las previas de un partido del peso del que se va a jugar en el Camp Nou.

El botín cosechado en la ida (2-0) puede invitar a pensar que el partido del Sevilla pasará por salir al campo a defender la renta. La ventaja es importante en este tipo de eliminatorias pero no definitiva cuando enfrente tienes a un equipo del potencial ofensivo del Barça. Messi, Dembelé o Griezmann… te pueden levantar este resultado en un abrir y cerrar de ojos. Por eso el partido desde el punto de vista del Sevilla, requiere de la máxima concentración posible, de poner toda la intensidad del mundo, y también, y creo que esto es lo más importante, requiere de un Sevilla atrevido y valiente con balón.

El botín invita a pensar que saldrá a defender la renta ante el Barça… pero las opciones de jugar la final pasan por hacer mínimo un gol

Si el Sevilla, si Lopetegui piensa sólo en defender la renta, preveo un partido de pura agonía para los de Nervión. Salir a defender noventa y tantos minutos en el Camp Nou puede ser un suicidio. Creo que las opciones sevillistas pasan por ir a generarle incertidumbre, nervios a un rival que arriba te puede matar pero que atrás sufre mucho. Es de Pero Grullo, pero las opciones del Sevilla de estar en la final de la Copa del Rey pasan por hacer mínimo un gol al Barcelona, por hacerle muy largo el camino al equipo de Ronald Koeman.

Quizás sea un buen momento para elegir un once más físico que de nombres

Y luego está la elección del once inicial. Ha quedado demostrado en los últimos partidos que el Sevilla con Oliver Torres junto a Jordán y Fernando, con En-Nesiry arriba y con un futbolista con gol como Munir tiene más piernas para correr, tiene más físico para presionar y salir disparado a la contra. Quizás sea un buen momento para elegir un once más físico de que de nombres. La tentación es posible que lleve a Lopetegui a tirar de jugadores con más peso específico como Rakitic o Papu, pero creo que ambos no están para jugar de inicio en un partido de ida y vuelta. El primero porque su ritmo no ha variado del que tenía en el Barcelona. Y el segundo porque ha venido falto de ritmo de Italia. Mañana es la final para el Sevilla, sólo habrá premio para la valentía.