Los jugadores del Cerdanyola celebrando un gol. / Foto: Cerdanyola FC.

El Cerdanyola no iba de farol

Opinión

Los jugadores del Cerdanyola celebrando un gol. / Foto: Cerdanyola FC.

Opinión

El Cerdanyola es un equipo que ha sorprendido a todos este curso. Y es que la temporada pasada acabó la temporada en decimosegunda posición con 38 puntos, y muy lejos de los 53 del cuarto clasificado. De hecho, acabó más cerca del último clasificado que de ese cuarto puesto.

Pero este año todo es distinto en el equipo de Toni Carrillo. Gana, convence y vuelve a ganar. Semana tras semana demuestran que esto equipo está para lo que le pongan. Y es que este año tan sólo ha perdido un encuentro, contra la UE Sant Andreu en su estadio por 1-2. El resto, nueve victorias y cinco empates.

Quedar entre los tres primeros, a tiro

Unos resultados espectaculares para un equipo que venía de lo que venía la pasada campaña. Y es que estos resultados le han hecho ser colíder con dos partidos menos que su principal perseguidor, el Girona B. Pero es que la diferencia respecto al tercer clasificado ya es de seis puntos y podría aumentar a medida que el Cerdanyola recupere sus partidos aplazados.

Javi López, delantero del Cerdanyola. / Foto: Cerdanyola del Vallés.

Gran parte de culpa la tiene sin duda el pichichi del grupo. Es el máximo goleador destacado de los dos subgrupos del grupo V. Javi López está de dulce y ya ha metido diez goles en esta campaña. Pero sólo un futbolista no es capaz de gestionar al líder, y no hay que olvidarse de otros jugadores que lo escudan. Uno de ellos es Servetti que lleva cinco tantos. Números nada malos.

Y si el balance ofensivo es bueno, del defensivo también pueden presumir. Y es que con 15 partidos jugados tan sólo han encajado doce tantos y en los últimos cinco encuentros solo han recibido tres.

manu martín ha dejado su portería a cero en cinco ocasiones

Manu Martín es otro de los futbolistas que está dejando actuaciones de mucho mérito este curso, como la que tuvo en el municipal de Riudarenes frente al Girona B. En su currículum ya podrá poner que en la temporada 2020-2021 dejó su portería a cero en, al menos, cinco ocasiones.

Para cualquiera que siga esta categoría, lo lógico era pensar que tarde o temprano esta dinámica tan positiva se iba a acabar. Pero por la cabeza de los verdes no estaba esta opción. El Cerdanyola tiene cada vez más cerca su sueño. Un ascenso de categoría que sería tan inesperado como merecido. Porque el Cerdanyola no iba de farol.