Ronaldo, a su manera

Opinión

Opinión

Ya me jode decirlo, pero la charla que Ronaldo ofreció el viernes en el proyecto de Aitor Karanka multiplicó en interés y utilidad para prensa y aficionados a la comparecencia que el brasileño ofreció a los medios de Valladolid días atrás. Tendremos que reflexionar unos cuantos (no sólo los periodistas) sobre los motivos de que esto sea así y de que el presidente se sienta incómodo en la sala de prensa del Estadio José Zorrilla. Las preguntas se las hacía en esta ocasión Julio Senn, asesor y amigo de Ronaldo. De ahí, también, que sudase menos que el anterior lunes y que no respondiese a nada que no quisiese. Es más, Ronaldo tenía ganas de decir cosas que no dijo ante la prensa y que exteriorizó en esta conferencia.

Si bien el enfoque fue de futuro, las referencias al pasado fueron constantes y sirven para darse cuenta de muchas cosas. Entre otras, que el descenso le ha supuesto a Ronaldo una liberación para empezar desde cero su proyecto. “Ahora se van a hacer las cosas a mi manera“, llega a decir el brasileño. El propietario del Real Valladolid alude “a un sentido de justicia” para hablar de la continuidad de Sergio y Gómez cuando llegó en 2018, pero entre líneas y fuera de ellas se entiende perfectamente que no era lo que quería y que estaba atado por su presencia.

Ronaldo tenía ganas de decir cosas que no dijo ante la prensa

No va esto de valorar el trabajo del entrenador y el director deportivo, a los que Ronaldo les da “mucho mérito” por lo conseguido, pero el mensaje es suficientemente contundente para percibir que él nunca les habría elegido para formar parte de lo que él entiende como su Valladolid. Nos quedará la duda de qué hubiera pasado ya no sólo con Sergio González, sino también con Miguel Ángel Gómez si las cosas esta temporada hubiesen salido medianamente bien. ¿Habría seguido Ronaldo aceptando una gestión de la parcela deportiva que no le convencía? tiene pinta de que no. Es curioso que, recién descendidos, el mensaje sea de que este Real Valladolid debe aspirar a más que a la permanencia. Precisamente el discurso que ha enfrentado socialmente a varias facciones del Real Valladolid y el más desfavorable a la continuidad de Sergio salió de la boca del presidente.

A falta de saber cómo un Ronaldo más influyente en el club cuajará con según qué director deportivo y entrenador, sus palabras presagian una mayor presencia del presidente en la toma de decisiones y quizá una implicación más motivada que la vista hasta la fecha. “Eché de menos que Sergio no me utilizase con más frecuencia en temas deportivos“. Quizá para el brasileño el visto hasta ahora no era el que mundialmente se conoce como “el Real Valladolid de Ronaldo”.