Los jugadoras del FC Barcelona se abrazan para celebrar un gol.

Y a partir de ahora... lo que merecéis

Opinión

Los jugadoras del FC Barcelona se abrazan para celebrar un gol.

Opinión

Llegó el final. Aquí y hoy termina la Primera Iberdrola en su temporada 20/21 que, sin duda, recordaremos siempre. Todavía me acuerdo de ese mes de agosto incierto, conociendo los avances contra la Covid19, dando por muerto el virus (pero no), conociendo el baile de fechas de la Liga Santander… y sin información de la Primera División femenina.

Los recuerdo como días largos e incómodos aquellos de verano y si eran incómodos para mí, pienso en cómo serían para las jugadoras. Jugadoras que, la mayoría, al no ser consideradas profesionales, no cobraban un sólo euro por cada día que pasaban sin saltar a un campo, pero eso a nadie le importaba porque eran ellas, no ellos, que son asunto nacional.

La mayoría de jugadoras no cobraban un euro por cada día que pasaban sin saltar a un campo al no ser consideradas profesionales

Pero a partir de ahora… lo que os merecéis. Costó mucho empezar, aún recuerdo el plante, con razón, de las jugadoras en contra de empezar la competición sin un protocolo que protegiera la temporada y su trabajo (sí, su tra-ba-jo) de un brote repentino que hiciera saltar todo por los aires. Llegó el protocolo, que nunca convenció, pero que no vamos a analizar en estas líneas… es cosa del pasado.

Lo importante es que lo conseguimos, la Liga empezó y ha sido una temporada para recordar por muchas cosas: el triplete histórico de un Barça que se ha convertido en el mejor equipo femenino de fútbol de nuestra historia, la clasificación europea de Levante y Real Madrid, cuatro descensos por la ausencia de estos la temporada pasada… y, sobre todo, porque esta será por fin la última temporada en la que el fútbol femenino no será profesional.

La temporada la recordaremos por el triplete del Barça pero sobre todo por ser la última que el fútbol femenino no será profesional

Y a partir de ahora… lo que os merecéis: Fútbol profesional. Lo que ha sido siempre de puertas para adentro por la dedicación y la constancia, pero nunca de puertas para afuera por la dejadez y la discriminación. Sólo espero que esto no se pare aquí, porque no se trata de fútbol femenino, se trata de deporte femenino.

Esta temporada deberíamos recordarla siempre para no volver a cometer los mismos errores y para saber qué es lo que no les debemos hacer a las futbolistas: ningunearlas. Porque no lo merecen ellas ni las manos que tienen detrás que las sujetan en los momentos más difíciles.

Solo espero que esto no se pare aquí, porque no se trata de fútbol femenino, sino de deporte femenino

Este logro de la profesionalización es de todos, de las jugadoras, de las entrenadoras, los entrenadores, los directivos y directivas, los patrocinadores y sí, también los medios que han estado ahí siempre sembrando para ahora poder recoger la cosecha.

Y a partir de ahora, futbolistas… lo que os merecéis. Hoy acaba una etapa, cojamos aire y fuerzas este verano para la que viene que será, sin duda, de muchos cambios, turbulencias y vértigos pero que, desde luego y aquí lo dejo escrito: Ha valido el esfuerzo y seguro valdrá la pena.