Valencia se posiciona como la capital europea de las pymes

La plataforma de pagos móviles SumUp ha publicado su Índice de Pequeños Negocios 2019 en Europa. En él, Valencia obtuvo la máxima nota (un 10), seguida por Madrid (también con nota sobresaliente: un 9,91).

Nuestra capital autonómica se perfila pues como un exitoso eje de la economía local y regional. Además, una ciudad que mima a sus pymes puede esperar cosechar espectaculares resultados futuros: Mercadona no comenzó siendo el gigante empresarial que es hoy en día y tuvo unos orígenes humildes en nuestra región. Y es solo un ejemplo de los grandes beneficios que puede tener servir de vivero empresarial (más trabajo, mayor atractivo regional y mayor recaudación fiscal).

Estrategias de éxito para abrirse un huevo en un mercado dominado por tiburones

Nuestras pymes tienen, con frecuencia, que adoptar estrategias agresivas para ganar clientes a los competidores de gran tamaño. Es la única manera de crecer. Retomemos por un momento el ejemplo de Mercadona. Por medio de una política de eficacia en la cadena de suministro, la empresa de Juan Roig pudo obtener una ventaja competitiva frente a sus grandes competidores consolidados. Solo así logró llegar a ser el gigante valenciano (y nacional) de la alimentación. Por lo tanto, una estrategia de optimización de recursos suele dar buenos resultados para aquellas pymes que la lleven a cabo con diligencia.

Fuente: Pixabay

Otras pymes optan por aplicar estrategias de captación de clientes basadas en ofrecer un servicio o un producto sin coste a modo de gancho. Los gimnasios valencianos, por ejemplo, tratan de aumentar su facturación y conseguir clientes mediante bonos de descuento publicados en plataformas como Groupon. Los negocios de juego con licencia para operar en nuestra comunidad y que quieren consolidar su área de influencia regional apuestan por el bono sin depósito: se ofrece a los usuarios la posibilidad de jugar sin poner en riesgo ni un céntimo de su dinero, con el fin de conseguir una fidelización efectiva. Lo que a priori parece un gasto es en realidad una inversión destinada a ampliar la base de clientes.

Fuente: Pixabay

Por último, algunas pymes apuestan decididamente por la estrategia del bootstrapping, anglicismo utilizado en el mundo de los negocios para referirnos a las estrategias empresariales basadas en la mayor optimización posible de los recursos disponibles para maximizar las posibilidades de supervivencia. Consiste básicamente en reducir el gasto al estrictamente necesario, centrarse en conseguir financiación por cauces no tradicionales y apostar decididamente por el marketing digital creativo. Una estrategia que, a tenor de los datos arrojados por el informe de SumUp, parece estar aplicándose bien en el tejido valenciano de las pymes gracias a los costes inmobiliarios contenidos, el apoyo de financiación pública y privada, y los incentivos de emprendimiento vigentes.

Madrid y Barcelona son los nombres que copan los titulares de la prensa salmón prácticamente a diario. Pero estas ciudades deberían prestar atención: Valencia empuja con fuerza para robarles el trono de capitales comerciales nacionales. Si se mantiene este buen clima empresarial para las pymes, el futuro económico de la ciudad del Turia parece estar bien asegurado.

Fuente: Pixabay

Deja un comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu nombre.
Por favor, introduce un comentario.

[td_block_golsmedia_lo_mas_leido title="Lo más leído" range="weekly" first_post_large="yes"] [td_block_golsmedia_futbol_tele_hoy widget_title="Fútbol en la tele hoy"]