CD Brea ascenso celebración Piedrabuena

Brea de Aragón, la población más pequeña en Segunda RFEF

CD Brea ascenso celebración Piedrabuena

La gesta que ha conseguido el CD Brea es superlativa. Tanto que en el propio pueblo que da sede al club zaragozano, Brea de Aragón, continúan incrédulos ante el hecho de que un pueblo que apenas tiene 1800 habitantes vaya a tener un equipo por encima de la Tecera División. Además, enmarcado en un bonito paraje en medio de la comarca del Aranda, Brea es un símbolo de aquello que llaman la España Despoblada, pero que debería denominarse como la ‘España Descuidada’.

Descuidada por todo lo que concierne a la sociedad que resiste al éxodo rural y que quiere seguir viviendo donde lo ha hecho su familia toda la vida. Pero sobre todo, desprotegida por la falta de mimo que reciben de parte de las instituciones, las que parecen no saber o no querer darse cuenta de que en estas poblaciones sigue viviendo gente. No hay ayuda a la industria del zapato, no hay apoyo económico en la mejora de la infraestructura y a colación de todos estos sucesos, no hay alicientes para atraer a los ciudadanos a estos pueblos. 

El fútbol para convertirse en David contra Goliat

Pero entre todos estos problemas, siempre aparece el fútbol. Como elemento balsámico para olvidar, como mínimo durante casi dos horas, las complicaciones que estás teniendo para sacra tu situación adelante. El fútbol se ha convertido en un altavoz para Brea de Aragón. Para demostrar que debe llegar inversión a una localidad que tiene un valor supremo. Para hacer ver al resto de España que pese al maltrato institucional que recibe, hay un pequeño reducto en la nación llamado Aragón que puede con los grandes.

Gloria eterna a Brea de Aragón. Eterna gloria al CD Brea, que ha escrito unas líneas grabadas en oro en el libro de historia de una comunidad que desea superar los problemas por los que pasa para conseguir afianzarse como una de las plazas con más valor. Lo mismo quiere hacer Brea de Aragón, que siendo la localidad con menos habitantes del fútbol profesional -porque sí, Segunda RFEF es profesional-, quiere ganarse un sitio entre los mejores para el mayor tiempo posible.