Dos jardineros atraviesan Can Misses III con sus máquinas cortacésped. Foto: CD Ibiza.

El CD Ibiza denuncia el boicot de su sesión y la UD Ibiza dice que mienten

Dos jardineros atraviesan Can Misses III con sus máquinas cortacésped. Foto: CD Ibiza.

El lío está servido entre los dos máximos representantes del fútbol ibicenco en España. La UD Ibiza y el CD Ibiza no se ponen de acuerdo sobre la utilización de Can Misses III, campo en el que el conjunto rojillo ha estado disputando sus partidos desde que comenzó la temporada. Ya en un principio, la entidad se mostró muy disgustada con la decisión del Ayuntamiento, que le cedió el uso exclusivo de las instalaciones de Can Misses a la UD Ibiza, cuando ambos podrían haber organizado su calendario para no coincidir en él. Después de haber acatado la resolución del Consistorio, el conjunto de Raúl Garrido ha estado ejercitándose en Can Misses III cuando la UD Ibiza no la ha hecho.

No obstante, parece que existe cierta tirantez entre los dos clubes, que ayer protagonizaron una escena poco común a través de las redes sociales. El CD Ibiza denunció públicamente las dificultades que sufrieron sus jugadores sobre el césped una vez comenzada la sesión. Adjuntaron un vídeo en el que se puede apreciar cómo los jardineros, por orden de no se sabe quién, atraviesan el campo horizontalmente con las máquinas cortacésped mientras ellos hacen evoluciones. Además, los aspersores también se pusieron a funcionar con ellos dentro. En un primer momento, la plantilla aguardó detrás de una de las porterías hasta que el tratamiento del terreno de juego se detuvo. La UD Ibiza, en cambio, considera que mienten.

la ud ibiza considera que mienten, y el cd ibiza indica punto por punto lo sucedido, adjuntando aún más vídeos

El cuadro celeste, después de que su rival compartiese en redes lo ocurrido, emitió un comunicado en el que advierte de que fueron ellos mismos quienes pusieron en riesgo su salud ingresando en el césped cuando el personal de mantenimiento estaba haciendo su trabajo. Además, también aprovechó la ocasión para denunciar que están disfrutando de unas instalaciones que no pagan, y en las que además no les correspondía entrenar. Hablan de manipulación y de mentiras. El CD Ibiza, consternado por cómo el equipo de superior categoría le dejaba en evidencia públicamente, respondió con otro comunicado que se resume en los siguientes puntos:

  • Que el pasado lunes día 8 se le comunicó al entrenador del primer equipo de la UD Ibiza que el CD Ibiza entrenaría ahí. Esa información se compartió además por burofax, sin obtener respuesta.
  • Cuando la razón que les da la UD Ibiza es que acumulan facturas impagadas, el presidente del CD Ibiza le comunica de inmediato a Amadeo Salva que esas cuentas pendientes serán saldadas en el mismo día.
  • Reconocen que esperaron detrás de la portería del fondo sur hasta que la UD Ibiza, que en un principio iba a entrenar en su estadio, terminase su sesión. En ese momento, los jardineros sí estaban dentro realizando su trabajo con las máquinas cortacésped.
  • Explican que entran en el campo cuando los jardineros han parado ya su actividad, y que es entonces, con ellos dentro, cuando la retoman y se encienden los aspersores, dicen, “de manera ilógica”.
  • El CD Ibiza que su comportamiento ha sido “modélico” pese a que la plantilla ha tenido que aguantar provocaciones e insultos por parte de “personas que no deberían estar presentes en nuestros entrenamientos”.
  • Exponen que están contentos con los trabajos de los jardineros, pero lamentan que hayan tenido que “obedecer órdenes muy desafortunadas, cuya única intención era impedir el normal entrenamiento de 30 personas profesionales del mundo del fútbol”.
  • Agradecen la presencia de los Cuerpos de Seguridad del Estado que acudieron rápidamente para sacar las máquinas cortacésped y evitar así que el personal ajeno al club permaneciese en el estadio.
  • El CD Ibiza manifiesta que no quieren que esto vuelva a suceder, y tampoco que personas que no han estado presentes y no tienen pruebas hablen y difamen a la plantilla. De haacerlo nuevamente, emprenderían acciones legales.