Borja Lázaro mira al frente durante un partido con el CD Cayón.

Borja: "Iba a dejar el fútbol, pero el Cayón subió y me dio la oportunidad"

Borja Lázaro mira al frente durante un partido con el CD Cayón.

El CD Cayón no ha empezado bien en Segunda RFEF. Los gualdinegros todavía no han puntuado ni han sido capaces de marcar gol. Uno de los jugadores que tiene que dar un paso al frente para que la situación mejore es Borja Lázaro, muy conocido entre el fútbol popular cántabro gracias a su paso por el Real Racing Club. El madrileño, que llegó este verano al club después de unos años complicados en Madrid, nos atiende por teléfono para explicarnos con pelos y señales qué ocurrió en la capital y cómo está siendo su nueva etapa en el norte.

P: Antes de nada, me gustaría hacer un pequeño repaso de tus últimos meses en Madrid. Llegaste al Pinto, imagino que de la mano de Piti, y todo se fue al traste en apenas un mes.

R: Yo la verdad que al Pinto llegué con mucha ilusión después de todo lo sucedido con el CF Fuenlabrada, básicamente porque yo tenía cuatro ofertas de segunda B y cuando iba a firmar llamaban a mi representante diciéndole que no me firmaban por comentarios qué decían de mí en el CF Fuenlabrada. Digamos que me ponían a parir. A mí me llega la opción del Pinto por Piti, que me conoce, y de Dacosta. Firmo allí, empiezo a sentirme otra vez futbolista y estoy a gusto cuando, al cabo de un mes, sucede algo extraño que tampoco recuerdo muy bien. Fue como que el abogado de Piti y Dacosta, que eran los dueños del Pinto, se lo quitan. No recuerdo muy bien qué es exactamente lo que sucede, pero yo en ese momento hablé con mi representante. Me considero un tío honesto, un tío que lucha por los suyos, y yo fui allí por Piti y por Dacosta. Cuando vi que ya no iban a seguir por el feo y la barbaridad que les hicieron de quitarles el club, hablé con el nuevo presidente y le dije que no quería seguir debido a que yo me había comprometido con Piti y con Acosta. Decidí marcharme y es cierto que el club me dijo que no me iba pagar, pero yo me fui por mis propios medios. Me fui gratis, me dieron la recisión y ya está. Eso fue en resumidas cuentas lo que sucedió.

“en el fútbol modesto, como tú lo llamas, cada uno mira por su culo”

P: ¿Sentiste en algún momento que hubiese dos bandos en el vestuario o que hubiese cierta división en él?

R: Bueno, no me gusta hablar normalmente de los vestuarios. Al final, en el fútbol modesto, como tú lo llamas, -perdón por la expresión- cada uno mira por su culo. Hubo gente que sí optó por la opción que yo tomé y otra gente que dijo que no se iba a ir porque estaba bien, llevaban muchos años, les pagaban al día e iban a aguantar en el Pinto por ese sentimiento hacia los colores del club y lo que este representaba para ellos.

P: ¿Imaginaste en algún momento que la situación institucional del club podía afectar tanto hasta el punto de que el equipo descendiese?

R: No te voy a mentir, cuando dejé el Pinto la verdad no me fijé mucho en los resultados. Sí que seguía mucho la Tercera División porque me gusta y la sigo desde hace años, pero fue una sorpresa para mí, no sé si estoy equivocado, que en la última o en la penúltima jornada descendiese. Fue una pena. Lo siento, porque el Pinto es un club histórico de la Comunidad de Madrid y con una cantera tremenda, por lo que yo pude ver allí. Es cierto que el año pasado había grandes futbolistas que son muy nombrados en Tercera, pero soy de la opinión de que, cuando lo haces mal desde el principio, suelen suceder estas cosas.

Borja Lázaro
Borja Lázaro después de anotar su primer y único gol con el Pinto. Foto: Atlético de Pinto.

P: Luego pasó algo muy extraño. Fue como una especie de truque entre el Flat Earth FC y el Pinto. Tú te marchaste para allá y Borja Goal hizo el camino contrario. ¿Cómo fue tu corta estancia allí?

R: La estancia allí me permitió conocer a grandes compañeros. Más bien amigos, grandes amigos. Yo cuando me reúno en Madrid con Javi Poves, que fue compañero mío en el Sporting y le consideraba amigo, ahora obviamente ya no, él me quiere dar un sueldo superior al que yo cobraba en el Pinto. Yo para hacerle un favor le dije: “Mira, yo si quieres juego gratis. No vengo aquí a cobrar dinero, vengo a jugar al fútbol que es lo que me apetece”. Y gilipollas de mí por fiarme de la gente, sucede lo que sucede, que me encuentro con un equipo que no se sabe dónde se entrena, un equipo que no sabemos si un día entrena en Orcasitas o en Villa Madrid…  En definitiva, un auténtico desastre de planificación en Tercera División. Y lo peor de todo, la sorpresa que me llevo, es cuando llegó en Navidades echan al míster de mala manera y yo me entero que Poves ha vendido el Flat Earth FC al CF Fuenlabrada, con todo lo que he vivido yo en el Fuenlabrada. Obviamente, me llama Poves y me dice que el club no me quiere. Luego me llama Raúl Montero y me dice que a ver si llegamos a un acuerdo económico y le digo: “Mira, yo estoy cansado”. De hecho, iba a dejar el fútbol en ese momento. Dije: “Se acabó, yo ya no quiero volver a saber nada del fútbol”. Al fin y al cabo, no me iba a quedar en el CF Fuenlabrada y tampoco voy a jugar para ellos. Cogí, rescindí y me fui. Ahora sigo viendo a gente del Flat porque tengo amigos jugando allí. De hecho, algunos están ahora jugando en Tercera y en Segunda RFEF. Pero la última vez que me crucé con Javi Poves ni le miré a la cara, por lo que hizo sabiendo lo que me había pasado a mí en el Fuenlabrada.

“Estaré eternamente agradecido al Cayón, pase lo que pase”

P: ¿Cuando te mudaste a Cantabria fue con la intención de evadirte un poco de la situación convulsa que habías vivido o era algo que ya teníais planificado?

R: Si te soy sincero, estaba ya planeado. Yo iba a dejar el fútbol y dio la casualidad de que el Cayón subió y me dio la oportunidad de jugar en Segunda RFEF. No lo dudé. Estaré eternamente agradecido al Cayón, pase lo que pase, por la oportunidad que me ha dado después de todo lo que he vivido en estos años que han sido una auténtica locura en mi carrera. No podría estar más agradecido.

P: Me gusta cómo hablas de la Segunda RFEF. Parece que la valoras a pesar de ser ahora la cuarta categoría del fútbol español.

R: Hay que ser humilde, saber de dónde venimos y dónde estamos. Claro que la valoro. La Segunda RFEF tiene algunos clubes históricos como el CD Numancia, por ejemplo. Creo que toda categoría hay que respetarla. Tiene sus pros y sus contras, pero el nivel de la Segunda RFEF hoy en día, por lo que he vivido yo en anteriores etapas, se podría asemejar a una Segunda B normal. Aunque sí que es cierto que la Primera RFEF es mucho más potente porque hay más dinero.

“el nivel de la Segunda RFEF hoy en día, por lo que he vivido yo en anteriores etapas, se podría asemejar a una Segunda B normal”

P: Este comienzo en el CD Cayón no ha sido el esperado Borja, ¿cómo ves al equipo?

R: El equipo está tranquilo. A mí cuando me llamó Luis antes de venirme para aquí a vivir me dijo que el Cayón era una familia, y me he dado cuenta de que somos una auténtica familia. Esto no es como un vestuario profesional. Somos una familia y vamos todos a una. Sabemos que los resultados no están saliendo. El primer partido lo perdimos 0-2 pero tuvimos mala suerte porque merecíamos ganar. Luego fuimos a Getxo y el equipo hizo un muy buen partido, pero en dos jugadas aisladas pecamos un poco de novatos. Y el otro día en casa contra el Burgos Promesas pudimos haber ganado sobrados el partido, pero un fallo de nuestro nos puso 0-1. Esta es la diferencia entre jugar en Tercera y en Segunda RFEF, que los fallos se castigan más conforme vas subiendo categorías. Hay que llevar cuidado y reforzar eso, pero la plantilla está tranquila y feliz porque para todos es un gran año. Hay que estar tranquilos porque queda muchísimo y el fútbol da muchas vueltas. Es cuestión de que llegue un resultado positivo, porque ese va a ser el que cambie totalmente la dinámica del equipo.

Borja Lázaro jugador CD Cayón
Borja Lázaro realiza indicaciones con su brazo derecho.

P: ¿Crees que este mal comienzo de temporada puede influir en que el equipo modifique su plan de juego?

R: No, el equipo va a seguir jugando igual. Es cierto que hay que ser conscientes de que la situación no es buena, pero el equipo ha estado entrenando estos dos días y yo lo veo tranquilo, sabiendo a lo que quiere jugar. Tenemos que hacer nuestro juego porque en cuanto llegue la primera victoria, sé que van a ir seguidas.

P: ¿Cuál es el aspecto del juego que más te preocupa? Ese que urge corregir desde ya.

R: Pues no regalar tanto. Hay que ser más contundentes tanto defensiva como ofensivamente. Yo no le echo la culpa ni a la defensa ni al ataque. Hay que ser mucho más contundentes en las dos áreas. En cuanto el equipo sea consciente de que hay que hacer eso, estoy seguro de que los resultados van a llegar.

“Hay que ser más contundentes tanto defensiva como ofensivamente”

P: Este fin de semana os enfrentáis al líder, el Racing Rioja. ¿Cómo ha de prepararse a nivel mental un partido de estas características?

R: Al fin y al cabo, somos once contra once en el campo. Yo lo he dicho mil veces, hay que ganar duelos y segundas jugadas. Si conseguimos hacer eso vamos a hacerles mucho daño. Yo he estado en las dos tesituras: jugar siendo primero contra los últimos, y jugar siendo último contra los primeros. Cuando el primero juega contra el último a veces se relaja un poco y nosotros quizá podamos dar la sorpresa. Es pronto y hay que ir con tranquilidad sabiendo que nos vamos a enfrentar a un gran equipo, posiblemente el mejor de la categoría tanto a nivel de jugadores como a nivel económico. Pero eso no nos puede influir, tenemos que ir allí a hacer nuestro partido.

P: Para revertir este tipo de situaciones, los equipos a veces organizan quedadas fuera de los entrenamientos para intentar conectar de nuevo emocionalmente. ¿Crees en este tipo de ‘remedios’?

R: Yo no sé si creo o no creo. Lo que yo sé, bajo mi experiencia y por lo que yo he vivido en otros clubes como por ejemplo el Leganés, en el que hacíamos comidas todas las semanas, es que cuando te juntas fuera del terreno de juego coges afinidad y feeling con los compañeros. Creer sí que creo en ello, no te voy a decir que no, pero siempre con cabeza y precaución.

Borja Lázaro jugador CD Cayón
Borja Lázaro sigue con su mirada un lance del juego.

P: Hablando un poco de tu caso en particular. ¿Cómo te has visto en estas primeras jornadas?

R: Contando que llevo un año parado, un poco tieso, sinceramente. Me queda todavía muchísimo. El míster lo sabe y el club lo sabe y me han dado todo su apoyo. Ellos saben que aún no estoy en mi mejor forma. De hecho, aparte de los entrenamientos que hago habitualmente con el equipo, estoy con un preparador físico. Estoy intentando dar el 100% de mí para llegar lo antes posible a mi mejor nivel.

 “Estoy intentando dar el 100% de mí para llegar lo antes posible a mi mejor nivel”

P: ¿Cómo puede ayudarte el equipo a ser determinante arriba?

R: No creo que sea yo quien tenga que ser decisivo arriba. Aquí tenemos que ser decisivos todos. El año pasado el Cayón hizo una de las mejores temporadas en Tercera División, incluso a nivel nacional. Yo pienso que lo único que nos falta es creernos que somos buenos. Creo que el paso de Tercera a Segunda RFEF ha cambiado un poco la perspectiva de algunos jugadores, pero yo confío 100% en mis compañeros. En cuanto peguemos ese pequeño saltito de calidad y nos creamos que somos buenos, entre todos nos podremos hacerlo muy bien para sacar esto adelante.

P: Para finalizar Borja, ¿qué mensaje le darías a esa afición que os ha apoyado en este inicio y que lo seguirá haciendo próximamente?

R: Pues que muchas gracias porque da gusto que la afición se comporte así. Nos están viendo luchar y pelear y los resultados no han llegado, pero no ha sido por falta de ganas ni ocasiones, sino por falta de suerte. En el fútbol hay que tener un poquito de suerte y todavía no nos ha llegado, pero sé que la suerte cambia por momentos y que, cuando nos llegué, todo mejorará.