Narciso como jugador culturista. Foto: Cultural y Deportiva Leonesa

La ‘Cultu’ rememora la curiosa incorporación de Narciso Rodríguez

Narciso como jugador culturista. Foto: Cultural y Deportiva Leonesa

Los seguidores de la Cultural Leonesa tendrán un grato recuerdo de la aventura de Narciso Rodríguez en su equipo. Un futbolista que, pese a llegar en primera instancia a León para prestar servicio militar, acabó jugado en la entidad culturista pese a tener ofertas de equipos como el Real Valladolid o Salamanca. Además, regresó a la Cultural y Deportiva Leonesa en una segunda etapa para acabar su carrera en La Bañeza.

Llegó a León para hacer el servicio militar

Ahora, el club ha querido rememorar aquella etapa de una persona que, tras seguir viviendo en León, sigue vinculado al mundo del fútbol. “Yo estaba jugando en Las Palmas en Primera División, pero por el servicio militar me trasladaron a León después de pedir dos prórrogas por estudios. Luego jugué una temporada y media en la ‘Cultu’ después de que Fernández Rabanal y su hijo fueran a hablar conmigo a El Ferral al enterarse de que estaba allí”, expresó el exjugador.

Segunda B
Estado de las gradas ante el CD Numancia. Foto: Cultural y Deportiva Leonesa

Y es que, recalcó que, aunque tenía “casi hablado” que su destino fuera Valladolid para jugar allí, al final hicieron “un arreglo en el que los altos cargos hablaron con los mandos del cuartel” para quedarse en León. Además, señaló que el Salamanca, cuando estaba en Segunda División, lo quiso fichar después de una eliminatoria en la Copa del Rey cuando se enfrentaron a la Cultural y Deportiva Leonesa, quienes estaban en la tercera categoría.

Parecía que iba a fichar por el Real Valladolid y también tenía ofertas del Salamanca

Por otro lado, y en cuanto a su vuelta a la UD Las Palmas, hizo hincapié en que la ‘Cultu’ quería que siguiera, “pero no era posible”. Finalmente, habló sobre su regreso a León: Era un solar como entidad. No tenía infraestructura, pero estaba de presidente Salvio Barrioluengo, que me conocía y me comprometí con ellos ese año. Después continué con la aventura. Estuve en Cartagena, en Andorra y ya al final de mi carrera en Bembibre y en La Bañeza”.