Julio Baptista dirige un entrenamiento previo al compromiso liguero ante el Real Racing. Foto: Real Valladolid.

Julio Baptista: "Mientras haya posibilidad, vamos a estar peleando"

Julio Baptista dirige un entrenamiento previo al compromiso liguero ante el Real Racing. Foto: Real Valladolid.

Jornada clave para conocer las aspiraciones finales esta temporada del Real Valladolid Promesas. En la jornada 36 de liga en Primera División RFEF, el filial pucelano dirigido por Julio Baptista visitará el feudo del campeón del grupo 1, el Real Racing. El Promesas ya sabe lo que es ganar a los cántabros, pero su entrenador es consciente de que cada partido “es una historia”. Una derrota, según los resultados de Bilbao Athletic y DUX Internacional de Madrid, podría suponer el descenso de categoría.

El filial del Real Valladolid llega a las última jornadas en uno de los mejores momentos de forma de toda la temporada, tal y como lo ve su entrenador, Julio Baptista: “En los últimos dos meses el equipo encontró la estabilidad que estábamos buscado durante toda la temporada“. La lucha no se negocia, y eso lo tiene también muy claro el ex futbolista del Real Madrid y el Málaga CF, entre otros: “Nosotros vamos a seguir luchando hasta el final”.

“Somos conscientes del potencial que tenemos”

“Los jugadores saben lo que tienen que hacer. Nos quedan tres finales y saben que si conseguimos ganarlas vamos a pelear hasta el final“. Así de claro lo tienen en el Real Valladolid Promesas antes de afrontar el crucial duelo contra el Real Racing en El Sardinero. Baptista también ha tenido palabras de alago para su rival: “Han hecho una segunda vuelta impresionante y tienen jugadores de mucho talento”.

Estamos necesitados de puntos, pero también de que los otros rivales se dejen puntos“, ha reconocido Julio Baptista. El técnico tiene claro que lo primero es que no falle su equipo para así poder mirar qué hacen sus rivales directos. El entrenador del filial pucelano asegura que su equipo es consciente del potencial que tienen y de que tienen que “competir todos los partidos” para que el rival no se sienta cómodo.