Kily González y Mauricio Pellegrino, se enfrentan desde los banquillos. Fotos: Rosario y Vélez.

El Kily y Pellegrino se juegan una final con el hijo de “El Flaco” como protagonista

Kily González y Mauricio Pellegrino, se enfrentan desde los banquillos. Fotos: Rosario y Vélez.

Hace 20 años el Valencia CF de Cañizares, Anglomá, Carboni, Ayala, Aimar, Baraja, Mendieta, Angulo, Carew, Juan Sánchez “el Romario de Aldaia”…y el Kily González y Mauricio Pellegrino, entre otros, brillaban en la Champions League eliminando al Arsenal, Leeds…para llegar a esa segunda final de Champions League en la historia del club de Mestalla.

Ahora, este sábado 16, el Kily González y Mauricio Pelegrino se enfrentan en un duelo vital para sus equipos, Rosario y Vélez. “El Flaco” se juega una plaza en la Copa Sudamericana, y el billete para esta competición lo puede conseguir si vence al Rosario Central que cuenta con el “Kily” como entrenador. Vélez deberá ganar para luego enfrentarse al equipo perdedor entre Boca Junios y Banfield, por esa deseada plaza para la próxima edición de la Sudamericana, la gran competición de su continente.

Mateo Pellegrino podría debutar en este partido clave para su padre Mauricio

En este vital encuentro para Pellegrino un jugador ha tomado el protagonismo de los medios de comunicación, Mateo Pellegrino, el hijo del ahora entrenador y antes leyenda como jugador del Valencia CF. Por primera vez Mateo es convocado con el primer equipo ante las bajas de otros compañeros de equipo.

Mateo Pellegrino podría debutar en esta gran final para Vélez. Foto: Vélez.

Él es un delantero renombrado como “El Tanque”, que a sus 19 años ya ha participado en partidos amistosos con el primer equipo pero que ahora puede dar el salto definitivo del conjunto reserva al primer nivel. “Le dije a mi viejo que me tenga en cuenta como uno más” son las palabras que ha expresado Mateo ante la posibilidad que su padre le haga debutar en este partido.

El Estadio Bicentenario de San Juan se jugará esta final de la Copa Complementación, en el camino que hay que transitar para disputar esa Copa Sudamericana. El partido se juega sobre las 22 horas, hora de Argentina.