Coquelin pasa el balón en La Cerámica ante CA Osasuna. Foto: Villarreal CF.

Osasuna aprovecha un error de Mandi para tomar 'La Cerámica'

Coquelin pasa el balón en La Cerámica ante CA Osasuna. Foto: Villarreal CF.

Tropiezo del Villarreal CF en una velada estupenda para mejorar su posición en la Liga. Los de Unai Emery se vieron sorprendidos por un CA Osasuna que fue más determinante en las dos áreas. Los de Iagoba Arrasate se adelantaron primero en el marcador gracias a un gol de Lucas Torró y deshicieron el empate cuando el partido estaba a punto de vencer. Gerard Moreno fue el autor del 1-1, mientras que el Chimy Ávila se encargó de culminar el gran esfuerzo de los suyos.

torró marcó el primero cerca de la media hora de juego

El encuentro comenzó según lo previsto. Con un Villarreal CF dominador con balón y con un CA Osasuna replegado tapando líneas de pase con el objetivo de robar y salir rápido al contragolpe. Y así nació la jugada del primer gol. Nacho Vidal irrumpió a toda velocidad por el costado derecho, y su centro lo recogió en el perfil contratio Manu Sánchez. El canterano del Atlético de Madrid tuvo la sangre fría de habilitar a Lucas Torró, que con un golpeo seco consiguió batir a Gerónimo Rulli. 

Muy poco de los amarillos en ataque. Sergio Herrera casi no tuvo trabajo, y la más clara terminó invalidada. Marcó Trigueros, pero el árbitro había detenido la acción segundos antes. Tras el descanso, la charla de Unai caló en los jugadores locales, que le imprimieron más ritmo a la circulación de balón. Danjuma comenzó a entonarse, aunque lo que de verdad funcionó fue el cambio de Pedraza por Alberto Moreno. El lateral zurdo colocó un centro medido para que Gerard Moreno pusiera las tablas en el marcador con una volea espectacular.

gerard moreno hizo el empate y el chimy aprovechó un grave error de mandi

Con el 1-1 en el marcador, el Villarreal CF fue en busca del triunfo. Danjuma y Pedraza encontraron petróleo por el lado de Nacho Vidal. El andaluz tuvo un palo en el ecuador del segundo acto, mientras que el neerlandés puso a prueba las capacidades defensivas del lateral alicantino. Alcácer también lo intentó a su entrada, pero no hubo forma. Y cuando más cerca parecía el 2-1, llegó el error de la noche. Mandi, que ya había fallado estrepitosamente semanas atrás, le regaló el balón en bandeja al Chimy, que no perdonó frente a Rulli.