Municipal de Cornellà en uno de los partidos de este curso. Foto: UE Cornellà.

¿Cambiar de campo? El dilema de varios clubes de Primera RFEF para cumplir los requisitos

Municipal de Cornellà en uno de los partidos de este curso. Foto: UE Cornellà.

En las bases de la competición aprobados el pasado verano de 2021 por la Real Federación Española de Fútbol, con la puesta en marcha de las nuevas categorías, Primera RFEF, Segunda RFEF… se imponen una serie de requisitos para asegurar un mayor nivel de la competición. Los requisitos entorno al terreno de juego está provocando que varios clubes mediten cambiar de sede habitual donde disputar sus partidos. 

DUX Inter de Madrid y UE Cornellà están abocados a cambiar de campo y buscar en ciudades cercanas donde jugar sus partidos

La pasada campaña ya observamos como la Llagostera se vio obligada a cambiar de sede y jugar en Palamós sus partidos para adaptarse a los requisitos de la RFEF que le otorgó un año de moratoria a los clubes para contar con los requisitos impuestos en relación a su campo de juego. Esto incluso provocó el cambio de nombre de la Llagostera a la UE Costa Brava para encontrar así una mayor inversión para poder hacer frente a la nueva categoría.

Cinco clubes tenían esta temporada de tiempo para ir haciendo los deberes de adecuación a la nueva categoría, y pasar del césped artificial a césped natural, este era el caso de Unionistas de Salamanca, Sanse, DUX Inter Madrid, Cornellà y FC Andorra. El último de ellos cambió al Estadi Nacional de Andorra y ahora deberá hacer frente a las exigencias de LaLiga SmartBank.

Afición de Unionistas de Salamanca CF en el Reina Sofía. Foto: Unionistas de Salamanca CF.

En las bases de la competición de la Primera RFEF se establecen estos requisitos ya de obligado cumplimiento para esta temporada 2022/23:

Disponer de un terreno de juego de hierba natural para la disputa de todos los partidos oficiales con una moratoria hasta la temporada 2022/2023.

Disponer de iluminación suficiente para la disputa de un partido oficial en horario nocturno y con luminosidad suficiente para cuando el partido deba ser emitido por televisión en horario nocturno.

Disponer de un estadio con una capacidad mínima de 4.000 espectadores y gradas perimetrales en todo el estadio, con una moratoria en este último caso hasta la temporada 2023/2024 y hasta la 2022/2023 para los espectadores. En todo caso, se tendrán en cuenta posibles impedimentos urbanísticos o de configuración del espacio disponible.

El Director General de la UE Cornellà comunica que se abre un “breve periodo de reflexión” para decidir qué solución le dan al problema con el campo de césped artificial

En las últimas semanas hemos observado como desde Unionistas se alertaba de su situación y la falta de ayuda por parte del Ayuntamiento por encontrar una solución e invertir en un césped natural para poder seguir compitiendo. Finalmente los propios seguidores han abonado los 300.000 euros para contar con el exigido césped natural.

Desde la UE Cornellà, una vez lograda la permanencia en la última jornada, empiezan a jugar su otra “salvación” de la categoría que les obligará seguramente a cambiar de sede. El Director General Andrés Manzano ha ofrecido una carta a su afición para anunciarles que se abre “un breve periodo de reflexión interna” para decidir qué hacer, donde jugar mientras encuentra una solución definitiva para su campo. En las últimas semanas se ha rumoreado que podría competir la próxima campaña en el campo de la Bobila de Gavà (a unos 12 kilómetros de su campo habitual).

Carta abierta del Presidente de la UE Cornellà:

Por su parte el Sanse está contando con el respaldo del Ayuntamiento para realizar esas inversiones necesarias en su campo municipal y poder cumplir los requisitos exigidos par el próximo curso. En el caso de DUX Internacional de Madrid debe encontrar un nuevo campo para jugar ya que el Municipal de Villaviciosa de Odón es de césped artificial y no pasa de los 1.200 de aforo, lejos de los 4.000 exigidos.

Campos como el Antonio Solana del CF Intercity precisan de mejoras para poder ser de Primera RFEF

Los recién ascendidos a Primera RFEF deben también cumplir los requisitos que ahora le exige la Primera RFEF, el caso más destacado de ellos es el del CF Intercity que disputa sus partidos en la instalación Municipal Antonio Solana de Alicante. El club ya en los últimos meses se había reunido con el Ayuntamiento para tratar la mejoras que deben realizarse en estas instalaciones (iluminación, habilitar zona de prensa…) para que pueda albergar partidos de la Primera RFEF, como así lo comentaron sus dirigentes en algunas entrevistas los últimos meses. De momento no se han ofrecido más detalles sobre ello y el Antonio Solana sigue esperando las mejoras para poder ser campo de Primera RFEF.