Aitor Zulaika entrenando. Foto: Real Sociedad

Aitor Zulaika abre la veda

Aitor Zulaika entrenando. Foto: Real Sociedad

La victoria frente a la Real Sociedad B dio alas a un Real Unión Club que todavía masticaba la derrota en casa en el encuentro entre semana ante otro filial, el del Deportivo Alavés. Los unionistas, que aprendieron de los errores cometidos ante el Miniglorias, ofrecieron una muy buena imagen en el campo, pero también fueron los primeros en un apartado que, a buen seguro, nos les agradará mucho.

el primer entrenador expulsado

Con cero a uno en el marcador, gracias al tanto de Capelete en la primera mitad, el colegiado expulsó a Jon Madrazo por doble cartulina amarilla, ambas en apenas un minuto, y siendo la segunda por “golpear con la cabeza a un adversario en la disputa del balón de forma temeraria”. Hasta aquí algo que por inusual no deja de ser normal.

Lo que provocó esta tarjeta roja, amén de que el equipo jugara con diez jugadores, fue otra expulsión, la primera de un entrenador en lo que llevamos de temporada. El colegiado aragonés Marcos Latorre tomó esa decisión con Aitor Zulaika por, como recogió en el acta, “protestar con los brazos en alto saliendo del banquillo y a voz en grito una decisión mía“. Sea suficiente su reacción para ser expulsado o no, es el primer entrenador que no acaba un partido en el subgrupo A del Grupo 2 de la Segunda B.

Aitor Zulaika, durante un partido esta temporada. Foto: Giovanni Batista.

ricardo costa, el segundo

Para mal del Real Unión Club, el segundo oficial expulsado en este arranque liguero también pertenece al conjunto txuri beltz pues, tras mostrar la cartulina roja a Aitor Zulaika, el colegiado aragonés tomó la misma decisión con otro de los miembros del staff técnico del técnico guipuzcoano.

Tal y como recoge el acta del partido, Marcos Latorre expulsó a Ricardo Costa, entrenador de porteros del Real Unión Club, por “Dirigirse hacia mí desde el banquillo a voz en grito, protestando una decisión mía de forma repetida”. La decisión cuestionada fue la expulsión de Madrazo y de Aitor Zulaika.