Miguel Linares celebrando un gol con el Real Zaragoza. | Imagen: LaLiga.

La leyenda del gol Miguel Linares se retira dejando una gran huella

Miguel Linares celebrando un gol con el Real Zaragoza. | Imagen: LaLiga.

Hace más de una década Miguel Linares enamoraba a la afición del CD Alcoyano con sus goles ¡15 en la temporada 2008-09! Entonces superaba los 12 con el Barbastro que había sumado dos cursos anteriores. Él era uno de los delanteros más destacados y prometedores del fútbol de bronce.

El “9” del Alcoyano de Bordalás, del ascenso del Real Oviedo a Segunda, mito del Real Zaragoza… Linares cuelga las botas tras no poder superar una rotura de ligamentos

Él era el “9” de Bordalás en el Alcoyano Campeón de liga en aquella plantilla de Carrión, Sergio Mora, Tonino, Rafa Gómez... El delantero aragonés siguió luego su trayectoria deportiva con muchos años en Segunda con el Real Zaragoza, Real Oviedo, Recreativo, Elche y Salamanca. 28 goles marcó en el ascenso a Segunda del Real Oviedo con Sergio Egea (y Susaeta y Erice de compañeros).

Ahora y tras sufrir un último año y medio muy complicado por una lesión de rodilla, que padeció en octubre de 2020, ha anunciado que se marcha. Linares tras su etapa en el Reus Deportiu y Real Zaragoza formaba parte de la Sociedad Deportiva Ejea que ahora compite en Segunda RFEF, y que ha comunicado la decisión de su delantero.

El ‘pistolero de Fuentes’ no ha podido superar con garantías la rotura de ligamento de su rodilla, y la recomendación médica ha sido la de retirarse. Miguel Linares solo ha podido jugar partidos amistosos con la SD Ejea, ya que el curso pasado cuando preparaba el encuentro de Copa RFEF ante la UE Llagostera cayó lesionado y no ha podido recuperarse. Esta leyenda de nuestro fútbol, mito del Real Zaragoza se va del deporte activo como profesional con este sabor amargo pero dejando una gran huella. Miguel Linares es una leyenda que “cuelga las botas” tras anotar goles y goles durante las últimas décadas de nuestro fútbol. Se marcha de los terrenos de juego un goleador en mayúsculas, se despide una leyenda del gol.