Mario de Roque con el balón en los pies. Foto: Toni Torrano / SD Ejea.

Mario de Roque se convierte en el héroe de la SD Ejea con un doblete en la prórroga

Mario de Roque con el balón en los pies. Foto: Toni Torrano / SD Ejea.

La SD Ejea perdió el encuentro de ida ante la AD Almudévar. Por esta razón, el conjunto aragonés tenía la difícil papeleta de remontar el partido y pasar a la fase final del playoff de ascenso a la Segunda Federación. Los jugadores eran plenamente conscientes de la importancia del partido. Por su parte, la AD Almudévar tenía la intención de ganar el encuentro para no pasar apuros y avanzar a la siguiente ronda.

la sd ejea marcó el uno a cero y el partido se fue a la prórroga

El partido comenzó de la mejor forma posible para los intereses de la SD Ejea. El conjunto local consiguió adelantarse en el marcador gracias a una diana de Álex Puertas desde el punto de penalti. Con este resultado, la eliminatoria quedaba empatada. Ambos equipos trataron de todas las formas posibles marcar el gol que les diese la ventaja en este trepidante duelo.

 

No obstante, ninguno de los dos fue capaz de mover el marcador a su favor y el partido se fue a la prórroga. En este momento, llegó el momento de Mario de Roque. El joven delantero de diecinueve años se guardó lo mejor para el final. De Roque logró marcar el dos a cero en el minuto ciento seis de partido. La afición de la SD Ejea estallaba de júbilo y confiaba en que los minutos pasasen rápido para que el árbitro señalase el final del encuentro.

Antes del final, al partido todavía le quedaba un gol más. De hecho, el destino quiso que el autor del gol de la sentencia fuese también obra de Mario de Roque. El joven futbolista vivió un día mágico y gracias a su doblete la SD Ejea ha superado la complicada eliminatoria ante la AD Almudévar y estará en la última ronda del playoff. Una vez se ha señalado el final, la afición de la SD Ejea ha estallado en la celebración y ha querido compartirlo con sus jugadores. Al conjunto aragonés ya solo le queda superar el último escollo para ser equipo de Segunda Federación.