Nando Quesada jugador del CD Ebro en el partido ante el Andratx. Foto: CD Ebro

El futbol aragonés en Segunda RFEF protagoniza la cara y la cruz de la moneda

Nando Quesada jugador del CD Ebro en el partido ante el Andratx. Foto: CD Ebro

La Segunda RFEF, por muy parecida a la Segunda División B que sea, sigue siendo una categoría nueva. Equipos que previamente nunca se habían medido, desplazamientos largos para clubes debutantes y exigencias distintas a las conocidas previamente. El fútbol aragonés, que cuenta con hasta seis representantes en la nueva cuarta categoría del balompié español, lo sufre… pero también lo disfruta.

En la zona alta de la clasificación se encuentran el CD Ebro y el CD Teruel. Sorprendente desempeño de dos clubes que llegan desde categorías muy diferentes: los zaragozanos, desde la antigua Segunda B; los turolenses, ascendiendo desde Tercera RFEF. Ambos cuentan con ocho puntos, dos victorias y dos empates, y militan en puestos de promoción de ascenso a Primera RFEF.

ebro y teruel son la cara; tarazona, brea, huesca b y ejea son la cruz

Los otros cuatro representantes aragoneses, SD Tarazona, CD Brea, SD Huesca B y SD Ejea, militan o colindan los puestos de descenso a Tercera RFEF. En peor situación se encuentra el conjunto de las Cinco Villas, que sólo ha sumado un punto de doce posibles y queda relegado a la última plaza. En descenso también permanecen Huesca B, con tres puntos repartidos en tres empates; y Brea, con cuatro puntos en una victoria y un empate.

Marcos Cuenca celebración
Marcos Cuenca celebrando su primer gol con el CD Brea en Segunda RFEF. Foto: Lucía Martínez / CD Brea.

Marca la permanencia el Tarazona, que cuenta también con cuatro puntos aunque con mejor balance que el Brea. Desempeños dispares en un inicio de campeonato con balance negativo para el fútbol aragonés.