Thomas Gravesen en un entrenamiento con el Real Madrid. / (Photo by Cancan Chu/Getty Images)

Thomas Gravesen, de 'perro loco' galáctico a millonario en Las Vegas

Thomas Gravesen en un entrenamiento con el Real Madrid. / (Photo by Cancan Chu/Getty Images)

Un 11 de marzo de 1976 nació en la ciudad danesa de Vejle un exfutbolista muy peculiar. Llegó al Real Madrid de los galácticos para ser el villano de un equipo plagado de estrellas. Entre todos los jugones se necesitaba a un jugador diferente, a alguien que diera alguna patada de vez en cuando en el centro del campo. ¿Os acordáis de Thomas Gravesen? Esta es su historia.

Se formó en la cantera del Vejle BK de la máxima categoría de Dinamarca y de allí pasó a formar parte de su primer club importante en Europa, el Hamburgo alemán. Tras cinco buenas temporadas fichó por el Everton, donde se convirtió en uno de los mejores centrocampistas de la Premier League, un jugador capaz de llevar el balón de área a área. Fue entonces cuando llamó la atención de Arrigo Sacchi (director deportivo del Real Madrid) que le vistió de blanco en el mercado de invierno del curso 2005/2006 para sustituir la marcha de Makelele.

Fichó por el Real Madrid para en el mercado de invierno del 2005 y compartió vestuario con Roberto Carlos, Beckham, Guti, Raúl, Robinho, ronaldo o Zidane

Compartiría vestuario con futbolistas como Roberto Carlos, Beckham, Guti, Raúl, Robinho, Ronaldo o con el mismísimo Zidane. Entre tanta estrella, Gravesen causó sensación por su particular forma de ser y por patentar lo que se conoce como la ‘Gravesinha’, un regate inverosímil que le salió de casualidad.

Tenía un carácter muy fuerte y sobre el terreno de juego protagonizó varias entradas fuertes que seguro sus rivales no olvidarán. No en vano se ganó el apodo de el Ogro o Shrek. No destacó sobre el verde pero los aficionados madridistas le tienen en estima y también la prensa deportiva, a la que ayudó a llenar sus espacios televisivos y columnas de opinión.

Además, Gravesen era (o es) naturalista, lo que hizo que sus lesiones se prolongaran más tiempo del debido al negarse a tomar medicamentos. Una pelea con Robinho en la pretemporada siguiente le sentenció para abandonar el club merengue. Fabio Capello decidió ponerle en venta y ese mismo verano fue traspasado al Celtic escocés. Su bajo rendimiento le convirtió en uno de los peores fichajes de la primera etapa de Florentino Pérez al frente del Real Madrid, pese a ser el mejor sacador de banda que han tenido (eran como córners).

Una pelea con Robinho le sentenció y Capello aprobó su venta al Celtic

Tras regresar al Everton, el danés se quedó sin equipo y en 2009 decide retirarse con solo 32 años. Es aquí cuando empieza su otra vida, una vida de millonario. Lo que muy poco saben es que Thomas Gravesen es un tío listo y supo administrar muy bien el dinero que ganó como futbolista al montar varios negocios exitosos. Según el diario danés BT y un artículo publicado en el diario AS, alcanzó una fortuna superior a los 100 millones de euros al invertir en el sector inmobiliario. Las Vegas era su próximo destino.

El sueño americano de Gravesen

‘El perro loco’, como le llamaban algunos en el Real Madrid, se instaló en Las Vegas, la ciudad de la diversión en Estados Unidos. Allí pasaba los días jugando al póker o al blackjack. El villano del fútbol había pasado a ser un señor con una vida de ensueño en la ciudad del pecado.

Ahora es un afamado empresario y vive en una lujosa mansión en Las Vegas

Ahora Gravesen vive en una mansión valorada en más de 6 millones de euros junto a su pareja, la modelo checa Kamila Persse, y es vecino del actor Nicolas Cage. A sus 44 años de edad es un afamado empresario (también comentarista deportivo) y gana más dinero que la mayoría de sus excompañeros del Real Madrid.