Un coche de la Policía Nacional en una imagen de archivo.

10 años de prisión para dos exjugadores de El Palo por apuñalar a un rival

Un coche de la Policía Nacional en una imagen de archivo.

Los hechos ocurrieron hace ahora cinco años durante el partido de fútbol entre el filial de El Palo y el Alhaurín de la Torre. El entonces capitán del equipo visitante, Samuel Galán, recibió dos puñaladas al finalizar dicho envite, una de ellas muy cerca del corazón que estuvo a punto de quitarle la vida.

Tras celebrarse el juicio por aquellos incidentes, la Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a los dos agresores a diez años de prisión para cada uno por un delito de asesinato en grado de tentativa. La Fiscalía pedía inicialmente entre 14 y 16 años para los dos acusados, pero finalmente se han quedado en 10.

Hace cinco años dos jugadores del filial de El Palo apuñalaron al capitán del Alhaurín de la Torre al finalizar un encuentro

Los hechos se consideran probados y se produjeron durante la celebración de la victoria por parte del filial de El Palo. Han sido numerosos los testigos que han asegurado que los dos individuos apuñalaron a la víctima de forma premeditada. S.A.G. es uno de los condenados, que profirió diversas amenazas a Galán, según los testigos, antes del apuñalamiento.

“Te voy a matar, ¿ves los minutos? cuando pasen los minutos te mato, nos vamos a ver fuera, te esperaré“, queda recogido en la sentencia de 29 folios. Una vez fuera, contactó con su compañero en la grada y, al finalizar el partido, mientras este último sujetaba del cuello al futbolista rival, él le apuñalaba con una navaja de diez centímetros en dos ocasiones.

La víctima fue operada de urgencia y logró salvar la vida pese a que una de las heridas estaba muy cerca del corazón

Pese a las fuertes heridas, Galán logró llegar al vestuario, donde cayó desmayado. La ambulancia no tardó en llegar y fue trasladado al hospital donde le operaron de urgencia. El jugador tardó 200 días en recuperarse, aunque todavía no lo ha hecho del todo y precisa revisiones cardiológicas de forma periódica. Además, tuvo que abandonar la práctica del fútbol.

Los dos condenados han admitido la agresión, pero no así que fuera planificado, como así aseguran los testigos. La Audiencia, por tanto, sí ha considerado probado en la sentencia de diez años de cárcel para cada uno que ambos planificaron el ataque. Además de la prisión, deberán pagar 68.894 euros a la víctima como responsabilidad civil y no podrán acercarse a él a menos de un kilómetro de distancia los próximos once años. Por supuesto, ambos ya fueron suspendidos de por vida por la Federación Malagueña de Fútbol para la práctica de este deporte.