Los futbolistas del cerdanyola celebran una victoria. / Foto: Cerdanyola FC

El Cerdanyola tiene licencia para soñar

Los futbolistas del cerdanyola celebran una victoria. / Foto: Cerdanyola FC

El final de la pasada campaña fue histórico para el Cerdanyola FC. El conjunto que dirige, desde hace muchos años, Toni Carrillo, logró el ascenso a la nueva Segunda RFEF. Desde luego, una sorpresa que pocos podían esperar, pero un premio al trabajo bien hecho a lo largo del curso.

Esta temporada, también arrancaban como la cenicienta del grupo, un calor candidato al descenso debido a su bajo presupuesto y a su primera participación en una categoría tan alta. Sin embargo, el buen hacer en Fontetes dejó al Cerdanyola muy arriba en el primer tramo de la temporada.

Una mala segunda vuelta le obliga a jugar un play-out para evitar el descenso

cerdanyola celebración
Los jugadores del Cerdanyola del Vallès celebrando un gol esta temporada. Foto: Cerdanyola.

Pero las buenas sensaciones fueron desapareciendo y el equipo fue cayendo posiciones en la clasificación hasta encontrarse en el inicio de la última jornada metido en puestos de descenso a Tercera RFEF. Pero el triunfo ante el Huesca y las derrotas y empates de sus rivales les ha dado un último match ball.

Y es que el Cerdanyola volverá a vivir un final de temporada de infarto. Pase lo que pase en el duelo ante la Gimnástica Segoviana, el Cerdanyola habrá vivido una temporada de ensueño. Pero los de Toni Carrillo demuestran siempre que en situaciones límite el equipo saca el carácter competitivo y suelen salir vencedores. Ya lo hicieron contra todo pronóstico en el playoff el curso pasado y lo quieren volver a hacer en el play-out este curso.