El Valencia CF salva los muebles cuando nadie lo esperaba

El Valencia CF tenía una cita importante con el Granada CF en la tarde de sábado. Los ches se enfrentarían a un rival directo por los puestos de arriba en la tabla. Ambos equipos se encontraban empatados a puntos con 46 en la novena y décima posición.

El inicio de partido fue muy igualado y sin apenas ocasiones de gol para ninguno de los equipos. Tras la pausa de hidratación del minuto 30 parecía que el partido se iba a empezar a animar y ya en el minuto 35 el Granada pediría un penalti por una posible mano de Mangala. En cambio el colegiado desestimó el posible penalti.

Tras esta acción, Carlos aprovechó la contra con un centro medido a muy poca distancia de la portería que Cillessen salvó con la mano derecha en una impresionante parada. Soldado lo intentó en el 42 en un balón dividido ganándole la posición a Mangala, pero acabó enviando el balón demasiado cruzado.

El Granada se encontraba mucho más cómodo y generando un mayor peligro. Pese a ello, el Valencia tuvo la primera ocasión del partido en el descuento de la primera parte con un disparo de Gameiro muy fuerte por la zona baja que no encontró rematador para finalizar la jugada en gol. El encuentro se fue al descanso con un 0-0 en el electrónico.

Tras el paso por vestuarios el Valencia no salió con la fuerza esperada y fue el Granada el equipo que más presionó. En el minuto 58 se pitó un penalti a favor de los locales. Lanzó Carlos Fernández y el esférico terminó perforando la portería de Cillessen. Poco duró esta situación ya que en la siguiente jugada sería el Valencia el que la aprovecharía. Manu Vallejo sería el autor del gol tras desmarcarse a la perfección enviando el esférico por la cepa del poste.

Pocos minutos después el Valencia se haría grande y Guedes marcó el gol del partido. Desde fuera del área con un zapatazo potente logró Guedes colocar el balón por la escuadra. Un gol que fue muy emotivo y gracias al cual el Valencia CF continuó subir sus ánimos para seguir creciendo.

Gameiro fallaría una acción muy clara en un uno contra uno con el portero local en el que el delantero intentó un remate que no consiguió golpear correctamente. El Valencia hacía una falta en el minuto 85 muy próxima al borde del área que fue enviada por la zona baja derecha de la portería de Cillesen y pondría el empate en el electrónico (2-2).

El marcador no se movería más hasta el final del encuentro, el cual terminaría en unas tablas insuficientes para ambos equipos que continuarían encontrando empatados a puntos.

Deja un comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu nombre.
Por favor, introduce un comentario.