El futbolista del Villarreal CF Yéremi Pino celebra el primer gol del partido con su compañero Danjuma // Foto: UEFA.

El Villarreal CF pide paso en la Champions League a ritmo de goleada ante el Young Boys

El futbolista del Villarreal CF Yéremi Pino celebra el primer gol del partido con su compañero Danjuma // Foto: UEFA.

UEFA Champions League (Fase de grupos, 3ª jornada).- BSC Young Boys, 1; Villarreal CF, 4.

El Villarreal consiguió en Berna y ante el Young Boys su primera victoria en Champions esta temporada, un triunfo necesario tras empatar al Atalanta y caer frente al Manchester, un triunfo que también sirve para olvidar la derrota del pasado domingo ante Osuna. A pesar de lo que pueda indicar el marcador el partido fue mucho más reñido y el Young Boys puso en aprietos a los amarillos, hoy de rojo. Si bien es cierto, el equipo de Emery logró cobrar una ventaja de 0-2 muy pronto con los goles de Yéremi Pino y de Gerard Moreno. Los locales gozaron de ocasiones clarísimas para recortar diferencias pero unas veces la madera y en otras Rulli, especialmente en la reanudación, no permitieron que los suizos se metieran en el partido hasta el 77’, cuando Elia marcó el 1-2. Pero en dos arreones en la recta final el Villareal logró sentenciar con dos dianas casi consecutivas de Alberto Moreno y de Samu Chukwueze. La nota negativa la protagonizó Albiol, que se tuvo que marcharse conmocionado y con collarín en el segunda parte del partido. 

El Submarino registró tres variaciones en su once titular respecto al equipo que sucumbió el pasado domingo ante Osasuna, concretamente el regreso de Albiol en defensa, la entrada de Coquelin en el centro del campo y también la de Pedraza en el lateral izquierdo, se quedaron fuera Mandi, Alberto Moreno y Manu Trigueros. De este modo, Unai Emery formó con un 1-4-3-3 sobre la moqueta sintética del Wankdorf, con Rulli bajo palos; Foyth en el lateral derecho, el mencionado Pedraza en el izquierdo, y con la vuelta de Albiol y Pau Torres en el eje de la zaga; Capoue, Coquelin y Parejo en el centro del campo; y Yéremy Pino, Danjuma y Gerard Moreno formando el tridente ofensivo. El conjunto de Wagner comenzó muy impetuoso aunque con el respeto que denotó al jugar con una defensa de cinco, algo que no hizo ante el Manchester United, dentro de este escenario el más activo era Ngamaleu, pero por suerte, el Submarino desactivo el contexto de un portazo, o eso parecía. 

A los cinco minutos los groguets trazaron una posesión larga que terminó con un gran centro de Pedraza desde la banda izquierda, un centro que Yéremi Pino conectó a la red con la testa ante la pasividad de la zaga local. Mejor autoregalo en el día de su aniversario imposible para el canario. Tras el gol el equipo de Unai Emery afianzó su juego y consolidó el dominio del partido desde el control del balón ante un contrincante que esperó en su campo la opción de recuperar el balón para salir a la contra con rapidez a posteriori.

Precisamente de este modo llegó la primera gran ocasión de los suizos con una recuperación de Martins sobre una posesión de Coquelin, que cedió el balón al espacio a Elia, pero el africano cruzó en exceso el cuero y éste se marchó fuera. Quien no perdonó fue Gerard Moreno para el Villarreal. Al cuarto de hora de juego Parejo servía una falta ladeada hacia el perfil izquierdo, el madrileño colocó el balón en el corazón del área y Gerard se metió entre os centrales para meter la cabeza y anotar el segundo del partido. Primera diana del catalán en la máxima competición continental.

El segundo gol puso el partido donde lo querían los vila-realenses, un 0-2 en el minuto 15 de partido era algo soñado, pero el Submarino no podía levantar el pie del acelerador, especialmente en defensa. Pues Siebatcheu cerca estuvo de marcar con un remate con la testa que no encontró portería por poco, más clara fue la oportunidad de Ulises García, que conectó también con la cabeza un balón que envió rozando la madera, eso sí, la jugada estaba anulada por un fuera de juego previo. El partido estaba casi roto, las llegadas a ambas áreas se sucedían, y realmente no le beneficiaba esta decoración al Villarreal, y es que los helvéticos se sentían más cómodos jugando a ese todo o nada. En este contexto Danjuma tuvo el tercero en una acción individual por banda izquierda, pero el holandés vio como Ballmoos le sacaba la bola.

Pero los locales también creaban peligro ¡y que peligro! Aebischer se sacó un disparo durísimo que se estrelló en el poste y posteriormente el balón golpeó en la cabeza de Rulli. Lo estaba pasando mal el Villarreal, no le beneficiaba en absoluto un ritmo tan vertiginoso al cuadro groguet, jugadores como Parejo o Coquelin debían pausar el juego, ponerle cloroformo la pelota. Siebatcheu gozó de otra oportunidad con Rulli batido pero no es menos cierto que los amarillos percutían una y otra vez por la banda zurda, Pedraza y Danjuma eran puñales y comprometían constantemente a Ngamaleu. En la recta final del primer tiempo los de Emery sí que lograron rebajar el dinamismo de un partido enloquecido por momentos.

La segunda parte no comenzó de una forma muy diferente a como concluyó la primera. Elia volvió a dar el susto a los amarillos, pero Rulli salvó de forma providencial. El partido era un toma y daca, con aproximaciones en cada portería, tan cerca podía estar el Young Boys de recortar diferencias y meterse en el partido, con todo lo que ello podía conllevar, como de marcar el tercero el Submarino y poner el encuentro en el congelador. Esto estuvo cerca de conseguir Pedraza, que mostró un nivel excelso, se marchó por la banda izquierda y cuando encaró al meta suizo envió el balón al travesaño. La réplica del conjunto de Wagner no tardó en llegar, Fassnatch tiró la pared con Elia para quedarse delante de Rulli, pero el argentino salvó a su equipo con otra atajada formidable. Y tenía trabajo el cancerbero del Villarreal, que volvió a aparecer ante un disparo escorado de Ngamaleu tras una cabalgada portentosa del lateral. Y a continuación el meta amarillo rechazó un remate de de cabeza de Camara. El partido del arquero estaba siendo magistral, siempre al quite cuando más le hizo falta al equipo.

Mediado el segundo acto Emery decidió mover el banquillo, entró al terreno de juego Alberto Moreno por Coquelin, apostaba de nuevo por el doble lateral en el perfil zurdo el técnico vasco. Lo cierto es que con el paso de los minutos el ritmo del encuentro bajó enteros por momentos, algo que el Villarreal agradeció, le vino bien, como agua de mayo. Pero a los 32 minutos del segundo acto llegó el jarro de agua fría para los amarillos, la peor noticia posible, el Young Boys se metía en el partido. Un pase a espacio de Fassnatch lo alcanzó Elia, que le ganó la espada a Albiol y a Pau Torres y ante la salida de Rulli el atacante cruzó el cuero por abajo para recortar diferencias en el marcador. Tocaba remar, vaya que si le tocaba remar al Submarino.

Si mala fue la noticia del gol, que iba a propiciar que el Wankdorf fuera una olla a presión con un equipo volcado en busca del empate, peor fue la marcha de Albiol, que tuvo que retirarse en camilla, con collarín incluido, tras recibir un duro balozano en la cara, le había pegado Fassnatch. Mandi relevó al zaguero de Vilamarxant. Pero cuando más se podía complicar el partido para los vila-realenses llegó el gol de la sentencia. El Submarino le dio de su misma medicina al cuadro suizo, Gerard Moreno prolongó un balón a Alberto Moreno y éste asistió a Danjuma, que se encontraba libre de marca en el interior del área, pero el holandés lanzó al muñeco, el meta rechazó el cuero pero el propio Alberto Moreno lo recogió para poner punto y final al envite con el 1-3. Ya con todo el pescado vendido entraron al terreno de juego Moi Gómez y también Samu Chukwueze, precisamente fue el nigeriano quien aumentaría todavía más la renta amarilla, con una definición perfecta con pierna izquierda en el interior del área previa asistencia de Gerard Moreno.

A la postre, el Submarino consigue su primera victoria en la presente edición de la Champions League, primera por cuatro goles fuera de casa en la máxima competición continental en toda su trayectoria, y se coloca segundo con cuatro puntos, dos menos que el Manchester United, que lidera el grupo tras vencer al Atalanta (3-2), los mismos tiene el conjunto transalpino, que es tercero, mientras que los helvéticos se quedan colistas con tres. En la próxima jornada de la fase de grupos de la Champions League el Villarreal recibirá al Young Boys en el Estadio de la Cerámica, la cita será el martes 2 de noviembre (21.00 horas), sin embargo, el equipo de Emery se medirá antes al Athletic Club este sábado (21.00 horas), así como al Valencia en el campeonato doméstico.

Ficha técnica:

BCS Young Boys: Von Ballmoos, Ngamaleu, Camara, Lauper, Lefort (Hefti, min, 62), García, Aebischer, Martins Pereira (Rieder, min. 70), Fassnatch (Mª ambimbi, min. 90), Elia y Siebatcheu (Kanga, min. 70).

Villarreal CF: Rulli, Foyth, Albiol (Mandi, min. 83), Pau Torres, Pedraza, Capoue, Coquelin (Alberto Moreno, min. 69), Parejo, Yéremi Pino (Moi Gómez, min. 90), Danjuma (Chukwueze, min. 90) y Gerard Moreno.

Goles: 0-1. Min. 5: Yéremi Pino. 0-2. Min. 16: Gerard Moreno. 1-2. Min. 77: Elia. 1-3. Min. 88: Alberto Moreno. 1-4. Min. 91: Chukwueze.

Árbitro: Sergei Karasev (Rusia). Amonestó al jugador del Young Boys Aebischer (44’); así como al futbolista del Villarreal Rulli (87’).

Estadio: Stadion Wankdorf (Berna, Suiza).

Incidencias: 10ºC de temperatura.